Sixte Cambra, presidente del Port de Barcelona, en las instalaciones portuarias. 

www.portdebarcelona.cat 

P. C. / DESTINOS 

El Port de Barcelona lleva años como primer puerto de Europa y quinto del mundo en cruceros. ¿Cuáles han sido las claves para consolidar esta posición?

Barcelona se ha consolidado como uno de los primeros puertos de crucero del mundo por diversos factores: sus excelentes infraestructuras; la oferta turística y de servicios de Barcelona y Catalunya; y los altos estándares de seguridad de sus instalaciones.

El Port ofrece unas infraestructuras de calidad y dimensionadas para atender la demanda actual de la industria. Durante la última década, la Autoridad Portuaria de Barcelona y los diferentes operadores han invertido más de 100 millones de euros en la construcción y mejora de las infraestructuras crucerísticas.

Actualmente dispone de seis terminales marítimas dedicadas exclusivamente a los cruceros, equipadas con servicios de primera línea –fingers, controles de acceso, recepción de pasaje y de maletas, etcétera– y preparadas para atender a los buques de grandes dimensiones.

Este último es un factor muy importante para el crecimiento futuro de nuestro puerto. Las principales navieras han puesto en servicio recientemente –o van a hacerlo en los próximos años– grandes naves con capacidad para más de 6.000 pasajeros, a los que debe sumarse la tripulación. La capacidad de Barcelona de ser puerto de turnaround, o sea, de inicio y/o final de viaje de los pasajeros de estos grandes buques se convertirá, sin duda, en un nuevo factor de competitividad.

La calidad y variedad de los servicios turísticos y el atractivo de la ciudad y de Catalunya han propiciado que la práctica totalidad de los cruceros que navegan por el Mediterráneo occidental tengan a Barcelona como escala o puerto base.

Sixte Cambra¿Qué ofrece que no tengan otros grandes puertos del continente? 

La evolución de los cruceros en el Port de Barcelona ha ido paralela al despegue de la ciudad como destino turístico a partir de los años noventa. El Port apostó decididamente por esta industria, dedicando espacios y muelles adecuados, realizando importantes inversiones y adaptando sus servicios a las demandas de los operadores lo- cales e internacionales. La suma de esfuerzos de los sectores público y privado nos ha consolidado como líder y referente europeo, además de cuarto puerto base del mundo, después de los del estado de Florida.

El de cruceros es un tráfico especialmente sensible a la coyuntura y a condicionantes como los servicios complementarios o el atractivo del destino. Por ello, tanto la Comunidad Portuaria de Barcelona como el sector turístico de la ciudad seguimos trabajando por ofrecer un producto atractivo y de calidad. Este trabajo se ha visto reconocido, año tras año, no solo en las estadísticas, sino también con la concesión de premios y distinciones.

¿Cómo surge la idea de liderar la primera Guía sobre el diseño de terminales de cruceros?

La Asociación Mundial de Transporte Marítimo (PIANC) tuvo la iniciativa, hace unos años, de redactar la primera Guía sobre el diseño de terminales de cruceros. La PIANC invitó a participar a representantes de los países más potentes en esta industria: Estados Unidos, Noruega, Italia, Holanda y España.

En el 2012 el Port de Barcelona pasó a liderar el grupo de trabajo que ha finalizado la guía, presentada recientemente en la principal feria sectorial, el Seatrade Global 2016, que este año se ha celebrado en Fort Lauderdale (Florida).

La guía parte del estudio de las necesidades de los barcos de crucero más modernos y del análisis de las instalaciones portuarias implicadas en este tráfico. En su redactado se consultó a representantes de los operadores de terminales, consultoras de ingeniería, Autoridades portuarias y navieras sobre las necesidades actuales y futuras del sector. Incluye todas las áreas implicadas en la operativa de una nave de crucero: los elementos de la vertiente marítima, la zona de servicios del muelle, el edificio de la terminal y el área de transporte terrestre. También se han incluido directrices sobre seguridad y aspectos financieros y operativos, de gran importancia para la industria crucerística.

También detalla los aspectos que se deben definir antes de proceder al diseño de la parte marítima de las terminales de cruceros: las características de las naves que se recibirán, los sistemas de amarre y defensa o el tipo de protección ante la erosión de las hélices. Hay aspectos especialmente importantes en este tipo de terminales que se han definido en la guía: el diseño de las pasarelas de acceso para los pasajeros (fijas, fijastelescópicas y móviles ajustables); las áreas de embarque y desembarque; el área dedicada al transporte terrestre; y los diferentes estándares de seguridad que deben tenerse en cuenta a la hora de proyectar una terminal de cruceros.

¿En qué fase se encuentra la nueva terminal E, que liderará Carnival Corporation? 

Durante el 2016 se iniciará la construcción de la terminal E, que estará operativa en el 2018. Se trata de la segunda terminal del Grupo Carnival, que ya realizó una inversión de 12 millones de euros en la terminal D (Palacruceros), que entró en funcionamiento el año 2007 y fue ampliada en 2014. La terminal E tendrá 10.000 metros cuadrados de superficie construida, lo que la convertirá en la más grande de Euro- pa, y comportará una inversión de 30 millones de euros.

El hecho que el primer grupo crucerista del mundo, Carnival Corporation, que engloba a 10 compañías y suma más de 100 naves, haya decidido realizar esta importante inversión en Barcelona nos indica que su voluntad es seguir creciendo en nuestro puerto.

CEL_EQ_Aerial084Este año prevén un ligero incremento de cruceristas. ¿El potencial de Barcelona es compatible con la contención turística que promueve el gobierno de Ada Colau? 

Durante el 2015 el Port recibió 749 escalas de crucero con 2.540.300 pasajeros (+7%), con un incremento muy notable (11,5%) de los pasajeros de turnaround, muy por encima del crecimiento de los pasajeros de tránsito (+3%). Las previsiones para el 2016 apuntan a que tendremos unas 750 escalas y alcanzaremos los 2,6 millones de cruceristas.

Un estudio realizado por la Universitat de Barcelona y presentado el año pasado, puso de manifiesto que la actividad de los cruceros en nuestro puerto genera una facturación total de 842 millones de euros y contribuye al Producto Interior Bruto (PIB) de Catalunya con 436 millones de euros anuales, además de generar más 7.000 puestos de trabajo. Para nosotros se trata de una importante contribución que hace el Port de Barcelona a la economía de la ciudad y del país.

El estudio también pone de manifiesto los importantes efectos multiplicadores derivados de la actividad de cruceros, que casi duplican el impacto directo y demuestra que, lejos de beneficiar solo a actividades turísticas, genera importantes efectos positivos en otros sectores de la economía. El beneficio en diferentes segmentos económicos se concreta en la distribución de los puestos de trabajo que origina la actividad de cruceros: si bien unos 4.000 puestos de trabajo se generan en sectores turísticos, los 3.000 restantes se dan en sectores tan diversos como la logística, la alimentación, la metalurgia, la química o los servicios médicos.

También demuestra que los cruceristas de turnaround, generan mayores beneficios para nuestra ciudad. En el caso del turista crucerista (que una vez ha finalizado su viaje pernocta en Barcelona) el gasto medio es de 202 euros diarios, frente al turista vacacional, que tiene un gasto medio de 156 euros. Entre los efectos catalizadores de la actividad crucerística, el estudio destaca su impacto sobre el Aeropuerto del Prat, ya que el 78% de los cruceristas de turnaround utilizan el avión y han sido determinantes para la creación y mantenimiento de vuelos intercontinentales.

-¿Puede mejorarse la interacción entre este sector y la ciudad?

Creo que hasta ahora el sector crucerista ha comportado múltiples beneficios a Barcelona y al conjunto del país, y nuestro objetivo es que la ciudad siga beneficiándose de su puerto y de la industria crucerista. Estamos trabajando en medidas que minimicen los efectos de los días de mayor afluencia de pasajeros o que favorezcan la desestacionalización, por ejemplo.

CEL_EQ_Solarium01_144_Adj¿Qué medidas han impulsado para favorecer la desestacionalización? 

Conseguir un reparto sostenible de las escalas a lo largo de todo el año es uno de nuestros principales objetivos. Ya hemos conseguido que diferentes naves de Costa Crociere, Mediterranean Shipping Company (MSC) o Norwegian Cruise Line operen en Barcelona durante todo el año y seguimos trabajando con las diferentes navieras para que posicionen naves en los meses de otoño e invierno.

¿Y cuáles son los próximos pasos a nivel medioambiental? 

El Port de Barcelona ha puesto en marcha diferentes iniciativas para minimizar el impacto que la actividad portuaria genera en el medio-ambiente y en su entorno. Destacan el programa BCN Zero Carbon, que tiene el objetivo de convertirse en el horizonte del año 2020 en un puerto neutro en emisiones de carbono para el paso de la mercan- cía; el impulso del gas natural licuado (GNL) como combustible para los camiones, barcos y maquinaría portuaria; o la Ecocalculadora, el servicio on-line que permite calcular las emisiones de CO2 de las cadenas logísticas y buscar rutas alternativas más sostenibles.

El estudio de la Universitat de Barcelona al que me he referido anteriormente también valoró el impacto de los cruceros sobre el medio ambiente, destacando que generan tan solo el 1,2% de los óxidos de nitrógeno (NOx) en el aire de Barcelona y menos del 0,2% de las partículas sólidas en suspensión. A pesar de ello, estamos elaborando un estudio específico sobre los efectos de la actividad crucerística en Barcelona cuyos resultados se darán a conocer en los próximos meses.

¿Qué balance hace de la feria de Miami, meca del sector? ¿Cómo cree que se percibe la imagen de Barcelona respecto a los cruceros? 

Seatrade Cruise Global es la primera feria mundial de este sector. En la edición de este año ha reunido a 11.000 profesionales, 800 empresas expositoras de 93 países y 300 periodistas. Barcelona lleva muchos años acudiendo a este encuentro anual y ello nos ha ayudado a consolidar nuestra posición como cuarto puerto crucerista del mundo y primero de Europa.

La feria ha permitido corroborar que las compañías siguen apostando por posicionar en Barcelona sus mejores naves o sus naves más modernas, así como más cruceros de gama alta, que ofrecen viajes más exclusivos y lujosos.

En el marco de esta feria, el Port de Barcelona ha sido premiado, un año más por la prestigiosa publicación Cruise Insight, como Mejor Puerto de operaciones de embarque y desembarque. Los premios se otorgan tras encuestar a los máximos ejecutivos de esta industria que determinan los puertos, destinos y terminales más destacados en cada modalidad.

MSC1419635_Ship_MSC_ArmoniaTras consolidar los más de 2,5 millones de cruceristas anuales ¿qué retos de futuro asume el Port de Barcelona? 

Esta cifra tan importante se ha alcanzado gracias al esfuerzo de muchas personas: las empresas de la Comunidad Portuaria de Barcelona implicadas en este tráfico, también del Port de Barcelona y del conjunto de operadores que han conseguido posicionarnos como un destino de primer nivel.

Debemos seguir haciendo las cosas bien para garantizar que el desarrollo de los cruceros se siga llevando a cabo en términos de sostenibilidad económica, social y medioambiental. El turismo de cruceros debe ser percibido por el conjunto de los ciudadanos como una actividad generadora de inversiones, empleo y crecimiento económico.