QUE LA PRIMAVERA haya aparecido en escena acompañada de temperaturas suaves, no significa que la temporada de esquí haya llegado a su fin. Y mucho menos este año, cuando la gran cantidad de nieve caída en el Pirineo asegura que la campaña se pueda alargar, como mínimo, hasta después de Semana Santa. Así que todavía queda tiempo para disfrutar de los deportes de invierno, y uno de los mejores lugares para hacerlo es en la estación aranesa de Vaquèira-Beret. Más aún si uno se puede alojar en AC Baqueira Hotel & Spa, construido recientemente en el valle de Ruda para convertirse en el primer cinco estrellas de la zona. Un total de 102 habitaciones pensadas para ofrecer un espacio íntimo, en el que el diseño de vanguardia se muestra atento a cada uno de los detalles. Amplias estancias que varían entre los 30 y los 80 metros cuadrados, decoradas con tonos cálidos, todas ellas con sofás, camas de 2 metros de ancho y largo, densos edredones y almohadones nórdicos dispuestos sobre una suave bajera de plumas, bañera de hidromasaje, televisión de plasma, despertador con base para iPod, además de otras pinceladas de confort. Comodidad dentro del hotel, y también fuera. Para llegar a pie de pistas tan solo hay que caminar 50 metros hasta el telecabina que aguarda a los huéspedes del hotel. Un sueño para los esquiadores, que también se benefician de las propuestas de la Cuylás School para aprender o perfeccionar la técnica, o simplemente disfrutar de una nieve que nadie haya pisado antes gracias a actividades como el heliesquí, es decir, ascender hasta picos a los que no llegan los remontes con helicóptero, o excursiones con raquetas o esquís de montaña. TODO EL AÑO Sin embargo, no solo los esquiadores pueden disfrutar de AC Baqueira Hotel & Spa, que tiene argumentos para todos los públicos y todas las estaciones del año. Sobre todo de la mano del restaurante D’OC, con una carta confeccionada por el chef Bernat Harster que combina las cocinas aranesa, mediterránea y de autor. Vanguardia, creatividad y alta calidad en saludables recetas basadas en ingredientes de la zona, en un escenario que se beneficia de las impresionantes vistas de las montañas del valle. El hotel también dispone del bar-lounge D’OC, con una carta más sencilla pero muy original; The Suite Bar, un punto de encuentro après-ski, que acoge las noches del fin de semana actuaciones de pinchadiscos; y el Cigar Bar, donde confluyen una terraza de invierno, música, cócteles, una cava con los puros más selectos y una moderna chimenea. Finalmente, otro de sus puntos fuertes, ya sea en invierno o verano: el Spa AC Baqueira, donde recuperarse de una dura jornada en las cumbres o experimentar un baño de calma y bienestar lejos del mundanal ruido, gracias a su piscina, yacusis, saunas secas y húmedas, baños de vapor, ducha escocesa… Todo ello, unido a un completo centro de fitness y a una carta que incluye diversos tratamientos de Natura Bissé.