UN PUENTE HACIA el sureste asiático, Australia y Nueva Zelanda. En eso desea convertirse el Aeropuerto de Barcelona, y por ello da un nuevo paso en el proceso de expansión de sus enlaces intercontinentales. El próximo 20 de julio, la compañía Singapore Airlines inaugurará un vuelo que conectará, tres veces por semana, la capital catalana con Singapur a través del nuevo Boeing 777- 200 ER, con capacidad para 285 pasajeros y diseñado especialmente para cubrir grandes distancias. El Prat se posiciona, así, como un enclave estratégico. Con el objetivo de captar nuevas rutas hacia el este, el Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas (CDRA), organismo integrado por la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona, la Cámara de Comercio y AENA, ha iniciado contactos con las principales aerolíneas del Golfo Pérsico, como son Emirates o Qatar Airways, que ofrecen además una gran diversidad de posibles conexiones con Asia y Oriente Medio a través de sus sedes en los aeropuertos de Dubai y Doha. En este sentido, la compañía qatarí ya ha solicitado al aeropuerto de Barcelona la cesión de slots para comenzar a operar la próxima temporada. Por otro lado, las diversas acciones puestas en marcha por el CDRA en este último año quedan reflejadas en el hecho que siete compañías aéreas han escogido El Prat para iniciar o ampliar sus intercontinentales. De esta manera, Barcelona ha establecido enlaces con 11 destinaciones intercontinentales: cuatro vuelos a Estados Unidos y siete a América Latina. El número estimado de pasajeros que han generado estos nuevos vuelos ha sido de 100.000 a lo largo del año 2005, según los datos facilitados por el comité encargado de negociar nuevas rutas aéreas en Barcelona.

DIRECTO A EEUU
En este sentido, uno de los mercados que más se ha desarrollado durante el último periodo ha sido el de Estados Unidos, con la incorporación a la oferta de vuelos de tres compañías estadounidenses. Delta Airlines opera una ruta a Nueva York y otra a Atlanta, ambas con un aforo de 219 asientos, 35 de ellos en clase bussines. Continental aporta otro vuelo hacia tierras neoyorquinas, con 172 asientos, y US Airways, uno hacia Filadelfia, con aviones que permiten el traslado de 199 pasajeros. Con todas estas líneas, EEUU es en estos momentos el mercado transoceánico más bien servido con vuelos directos desde la capital catalana y se equipara al servicio ofrecido por otros aeropuertos internacionales. Este dato objetivo permite que la ciudad mantenga una previsión muy elevada de flujos de turismo desde la parte norte del continente americano. En el año 2005, también se han abierto nuevas conexiones con Suramérica, donde existen importantes vínculos empresariales, familiares y turísticos con Catalunya. La primera ruta aterrizó de la mano de Aerolíneas Argentinas, que comenzaba a operar el pasado mes de octubre dos vuelos directos semanales a Buenos Aires, de forma regular y durante todo el año. Posteriormente, se añadió Air Madrid, con otra ruta a la capital argentina, además de un amplio abanico de itinerarios complementarios a distintas destinaciones situadas en el continente suramericano, como Bogotá, Cartagena de Indias, Santiago de Chile, Fortaleza y Guayaquil. Como último avance dentro de este proceso de expansión, la aerolínea colombiana Avianca ha reforzado el enlace entre Bogotá y Barcelona, con dos frecuencias a la semana.