ÁLAVA, EL TERRITORIO más des- conocido del País Vasco, esconde en- cantos y emociones en su paisaje, en su arte y arquitectura y en sus platos, inmejorablemente regados por los vi- nos de Rioja Alavesa. Álava es una tie- rra de transición entre el Ebro y los agrestes Montes Vascos que llegan hasta el Cantábrico. Un territorio tran- quilo, a medida del visitante que bus- ca un remanso de paz y que ofrece in- teresantes alternativas en la naturaleza, en la gastronomía y en el ambiente amable de Vitoria-Gasteiz. El territorio alavés tiene la capacidad de presentar un gran elenco paisajís- tico que va desde cañones en torno al Ebro hasta los valles verdes y monta- ña abrupta propios de los mágicos montes vascos. La oferta de espacios naturales es un gran activo que Álava completa con una buena red de esta- blecimientos de turismo rural desper- digados por los cuatro parques natu- rales que ocupan territorio alavés, cada uno de ellos con centro de informa- ción. El más popular es el que rodea a uno de los montes más mágicos y con más leyendas del País Vasco, el Gorbea. El parque acoge una impor- tante colonia de ciervos y jabalís que puebla entre cientos de senderos que discurren por cristalinos ríos, manan- tiales, neveros, simas y cuevas. El Parque Natural de Izki, en el sur, es la mayor reserva europea de robles y la mayor concentración de abedules que, con el bello desfiladero entre Co- rres y Bujanda, hace más pintoresco un paisaje poblado de nutrias, buitres y jabalís. Además, ofrece la posibilidad de practicar el golf en un marco incom- parable. Otro punto de interés con buenas ofertas de paseo es, en el oes- te, el Parque Natural de Valderejo, con variados itinerarios entre pozas y cas- cadas. La oferta natural se completa con una iniciativa reconocida en Eu- ropa, el Anillo Verde de Vitoria. Un pe- rímetro medioambiental que rodea a la capital alavesa y que esconde hu- medales que sostienen un especta- cular ecosistema, así como extensos robledales y pasillos verdes que ofre- cen maravillosos paseos

ARTE Y CULTURA

El territorio alavés contiene magníficas huellas de la civilización romana, co- mo la calzada de San Adrián o la ciu- dad de Iruña-Veleia, y joyas del romá- nico como el Santuario de Estíbaliz y la Basílica de Armentia, a las afueras de la capital. De esta época, del góti- co y de más recientes tiempos datan espectaculares torres, palacios y mu- rallas esparcidas por los pueblos de Álava. Un excepcional patrimonio que hace obligado el paso por el casco medieval de Vitoria-Gasteiz, que es- conde uno de los tesoros turísticos más importantes de Álava, la Catedral de Santa María. La visita a sus obras de restauración supone un apasionan- te recorrido por el pasado que incluye el casco medieval en el que se incar- dina. También constituye una oportu- nidad única para contemplar en directo los trabajos arqueológicos y de restau- ración de un templo gótico del siglo XIII. Las obras de restauración de la vieja catedral vitoriana se han conver- tido en un verdadero foco cultural pa- ra la ciudad que atrae a importantes artistas y escritores. El otro punto de referencia cultural se apoya en el arte contemporáneo. El Museo Artium, que acoge una de las exposiciones de arte contemporá- neo vasco y nacional más importante de España con obras de Picasso, Mi- ró, Tàpies, Chillida, Oteiza, Barceló o Badiola. Junto a este centro, Vitoria- Gasteiz cuenta con otros siete mu- seos de los que destacan el de Bellas Artes, dedicado al arte español de los siglos XVIII y XIX y de costumbrismo vasco, el de Arte Sacro o los de Ar- queología y de Naipes.

TEXTO JULIO MAYA