Por @AlvaroLaforet

Ubisoft una compañía de vídeo juegos descubre la identidad de corsario canario más popular en España.

La investigación histórica para el desarrollo del vídeo juego Assassin’s Creed IVBlack Flag, descubre la identidad de Amaro Pargo, un corsario canario tan popular como Francis Drake o el pirata Barbanegra. Un documental cuenta esta historia de piratas, tesoros y mucho juego.

La cuarta entrega de Assassin´s Creed, se desarrolla en la época de oro de la piratería. En el año 1765 y en el Caribe, los piratas habían establecido su propio gobierno regido por la corrupción, codicia y crueldad. El exhaustivo trabajo de historiografía e investigación que caracteriza esta saga llevado a cabo por los desarrolladores de UBISOFT llegó hasta una identidad hasta ahora desconocida para muchos. Mientras se documentaban para reflejar la realidad histórica en la trama del juego y los protagonistas, los trabajadores de la compañía descubrieron a Amaro Pargo, un corsario español muy conocido en la época.  Un documental cuenta, ahora, el proceso llevado a cabo desde el descubrimiento de Amaro Pargo hasta la exhumación de sus restos y el estudio de su ADN.

Según Antonio Alonso, Brand Manager de UBISFOT España: “uno de los pilares fundamentales de las historias que contamos es que se basan en hechos históricos. Para ello es fundamental el trabajo de investigación y documentación.  Tiene que ser muy riguroso y estricto con lo que ocurrió. En una de las reuniones de trabajo que tuvimos, se nos explicó el papel fundamental que tuvo España en la época de oro de los piratas. Y de los nombres que se pusieron sobre la mesa, destacaba, sobre todos, el de Amaro Pargo. Que, se debe puntualizar, fue corsario. Porque trabajaba para el rey de la época.”

Aunque la historia de Amaro Pargo y su área de trabajo no están reflejadas en el videojuego,  UBISOFT ha querido darle la importancia histórica que se merece. Y con esta premisa, han exhumado los restos del corsario canario,  enterrados en la iglesia de  Santo Domingo en La Laguna (Tenerife). Con los restos harán un estudio de su ADN para completar su árbol genealógico. Y situar a Amaro Pargo en el lugar que le corresponde entre los corsarios y piratas.

“Las historias de piratas gustan a todos los públicos y nunca pasarán de moda. Por esta razón continúan protagonizando libros, películas y videojuegos”, asegura Antonio Alonso.