DICEN QUE EL MEJOR

 momento del año para visitar los valles del Comape- drosa es entre finales de mayo y finales de octubre. Si la excursión se programa para las próximas fechas, el éxito está asegurado. Una de las estampas más be- llas de Andorra es la que ofrece en sus días de otoño. Vistas espectaculares a partir de unos colores alpinos que llegan en esta época del año a su nivel máximo de matices y contrastes. Una infinita va- riedad de ocres, marrones y verdes que si unimos al intenso azul de las aguas y del cielo nos ofrece una de sus mejores cosechas paisajísticas. Aunque los colores otoñales se perci- ben enseguida al poco tiempo de cruzar la frontera, lo más apropiado para verlos de cerca es adentrarse en las zonas me- nos conocidas del Principado. Explorar algunos de sus valles más cuidados y re- comendados como son los del Comape- drosa, en el término de la Massana.

 ITINERARIO TRAZADO

Se accede desde Arinsal y aunque el re- corrido hasta alcanzar el pico es largo y pendiente, de unas cinco horas, resulta muy interesante y mucho más corto y fá- cil el itinerario trazado en la parte inferior de la montaña, lo que llaman la puerta al parque natural del Comapedrosa. Se trata de un circuito interpretativo que transcurre entre senderos rodeados de naturaleza, bosques frondosos y un ria- chuelo de agua fresca y pura. Finaliza con una cascada espectacular del río Pollós y una zona de reposo, habilitada con una fuente de agua, barbacoa y unas mesas y bancos de piedra.

 CIRCUITO INTERPRETATIVO

 Es precisamente en este itinerario donde mejor se pueden observar los cambios de color en la vegetación cuando se acer- ca el otoño. Y es que en las cotas más altas predomina la pradera mientras que es en la zona trazada por el itinerario, en el piso montano, donde abundan las ar- boledas de robles, abedules, álamos y servales, además de abetos y por supues- to, pino negro y rojo, que es el más ex- tendido por todo el Principado. El circui- to interpretativo se halla situado fuera del límite del parque pero se diseñó porque es, además de interesante, bello y ac- cesible, un buen compendio de la vege- tación que se encuentra dispersa por to- do el parque. Se calcula que existen en los valles del Comapedrosa unas 300 especies de lí- quenes. En cuanto a la fauna, se han iden- tificado un centenar de especies de aves, algunas de ellas en peligro de extinción, 33 de mamíferos y en menor cantidad reptiles, anfibios y peces. El patrimonio cultural está ligado a la explotación agro- pecuaria tradicional y se encuentran en diferentes zonas bordas, cabañas, fuen- tes y muros de piedra. Para los más aventureros, los que se atrevan a ascender hacia el pico, de cer- ca de 3.000 metros de altitud, conviene saber que existe uno de los muchos re- fugios que Andorra tiene dispersos por sus montañas y que tiene el calificativo de refugio guardado. Se encuentra a me- dio camino y es ideal para cenar y pasar la noche. La media pensión cuesta unos 30 euros.

Este servicio funciona solo has- ta septiembre. Este año la temporada ha finalizado el pasado día 23 pero volverá a abrirse a principios de junio. De cualquier manera, el refugio Comapedrosa, como la mayoría, permanece abierto todo el año sin vigilancia y con los materiales más in- dispensables para albergar a cualquier persona que llegue hasta él. Se accede des de la pista del Pla de l’Estany, sin demasiada dificultad pero por una pendiente sostenida de unas dos ho- ras. Durante toda la subida las vistas ha- cia el valle son muy bonitas y antes de lle- gar al refugio, el excursionista encontrará una balsa. Muy cerca del refugio se en- cuentra el lago de Les Truites. A unos 2.200 metros de altitud se lle- ga a una zona muy interesante, el Collet Comapedrosa, donde aparece claramente diferenciado el estadio alpino del subal- pino, con destacada presencia de maris- mas y meandros del río Comapedrosa. Más arriba aparece uno de los lagos más bellos del parque natural, el lago Negre, muy encajado en la montaña. Además se puede ver una bonita cascada que des- ciende del lago. El parque natural del Co- mapedrosa tiene alrededor de 1.500 hec- táreas, se puede llegar hasta lo más alto, a 2.942 metros, y desde allí es de donde se obtiene la panorámica más especta- cular, sobre territorio de Andorra, de Fran- cia y de España.

CAMBIOS REPENTINOS

 Antes de que las primeras nieves hagan acto de presencia es ideal explorar este y otros valles de Andorra, de gran belle- za y riqueza natural como lo son también el de Sorteny, el de Incles y naturalmen- te, el del Madriu, declarado patrimonio natural de la humanidad por la Unesco. No obstante, hay que tener en cuenta y prever que son fechas en que empiezan a producirse cambios repentinos de tem- peraturas y por lo tanto conviene llevar siempre ropa cómoda y de abrigo para evitar imprevistos.

www.andorra.es

www.comapedrosa.ad