EL AZUL DEL MAR y el verde de las montañas de Asturias forman un paraíso natural de irresistible belleza para el visi- tante. Los 345 kilómetros del litoral astur son una sucesión de pequeños puertos pesqueros, escarpados acantilados, pla- yas de fina y clara arena y pueblos y vi- llas marineras de sabor tradicional, como Cudillero, Luanco, Puerto de Vega o Ta- zones. La montaña, por su parte, llega a orillas del mar y se funde con él en una hermosa simbiosis. Las ciudades de Ovie- do, Gijón y Avilés y las cuencas mineras del Nalón y del Caudal concentran la ma- yoría de la población asturiana (1.100.000 habitantes aproximadamente). Asturias es una tierra plagada de con- trastes naturales. A la interminable suce- sión de cumbres nevadas, ríos torrencia- les que discurren entre profundas gargan- tas atravesando frondosos bosques y her- mosos valles, hay que sumar una amplia lista de pueblos pintorescos. Los espa- cios naturales asturianos son una invita- ción a disfrutar del entorno reco- rriendo diversas rutas en bi- cicleta, a pie o a caballo. Con un clima hú- medo y suave, Asturias tiene una amplia variedad de flora y fauna, y mantiene es- pecies autóctonas protegidas de gran va- lor ecológico. En poco tiempo se pueden visitar zonas tan diferentes como la cos- ta del mar Cantábrico, o la alta montaña, cuyo máximo exponente, en el extremo suroriental de la región, son los Picos de Europa.

LUGARES DE ENSUEÑO

La comunidad asturiana cuenta con una excelente oferta cultural y de ocio, con propuestas turísticas infinitas. La lista com- prende rincones recónditos y sosegados, lugares de ensueño para retener en la re- tina para siempre. En Asturias, cada vuel- ta merece un alto en el camino. El Parque Nacional de los Picos de Eu- ropa, el Parque Natural de Somiedo, el Parque Natural de Redes y el Parque Na- tural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias –bajo la denominación de Muniellos–, forman parte de la Red Mundial de Reser- vas de la Biosfera de la Unesco. La visi- ta es obligada. Como también lo es la muestra de arte prerrománico. Este esti- lo está integrado por 14 edificios, cons- truidos entre los siglos VIII y X de nuestra era, que simbolizan el nacimiento y desa- rrollo de la monarquía asturiana y del que fue primer reino cristiano de la Península Ibérica. Seis de ellos –Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo, San Julián de los Prados, Santa Cristina de Lena, la cámara Santa de la Catedral de Oviedo y la fuente de Foncalada, también en Ovie do– han sido declarados Patrimonio Mun dial de la Humanidad por la Unesco. El deporte también tiene una activa pre sencia en Asturias. Escalada, senderismo actividades acuáticas, pesca, caza, espe- leología, golf… La lista es interminable. Una extensa red de empresas relacionadas con el turismo activo permiten disfrutar de los múltiples recursos naturales de la región

PROXIMIDAD

¿Y el hospedaje? En este capítulo, Astu rias vuelve a dispensar un servicio de al- ta calidad. Una nutrida representación de hoteles, casas de aldea, apartamentos cámpings, albergues, etcétera, conforman una completa red de alojamientos. Pero, sin duda, la proximidad es el as- pecto que más sorprende al visitante. La comunidad asturiana se recorre en un abri y cerrar de ojos. Las distancias son relati- vamente cortas y el trayecto en coche per mite establecer un itinerario coherente pa ra no dejarse ni un rincón por descubrir. El cambio de un paisaje marinero a otro de montaña en apenas una hora de viaje ofrece la posibilidad de comprobar in si- tu los bellos contrastes que distinguen a Asturias. Sin descuidar, por supuesto, los imprescindibles altos en el camino para degustar algunas de las especialidades gastronómicas de la cocina asturiana.