EN SU PASO

 por tierras germánicas, los romanos dejaron mucho más que vesti- gios de su imperio. De hecho, fueron ellos los que descubrieron las cualidades cu- rativas del agua subterránea de Baden- Baden y también los que acuñaron la pa- labra spa, que parece provenir del latín salus per aquam o, lo que es lo mismo salud a través del agua. Precisamente po sus spas y sus aguas termales es cono- cida esta ciudad alemana, situada justo a los pies de la Selva Negra, de la que e gran escritor ruso Nikolai Gogol una vez dijo que su situación es tan maravillosa que parece estar totalmente “grabada en un jardín”. La fama de las burbujas de Baden-Ba- den viene de los 800.000 litros de aguas termales curativas que fluyen desde una profundidad de cerca de 2.000 metros y emergen por 23 manantiales entre los 50 y 66 grados centígrados. En su largo trayecto desde las profundidades hasta la tierra, el agua se enri- quece con las sales nutrientes de las rocas. Cada litro de agua contiene minerales preciosos como el litio, e ácido bórico, el magnesio el cobalto y el zinc que, combinados, pro- porcionan un sinfín de efectos beneficio- sos para la salud.

TERMAS CON HISTORIA

 Cuenta la historia que el emperador ro- mano Marco Aurelio Antonino Casiano –conocido con el apodo Caracalla por- que solía llevar un abrigo de origen ger- mano llamado caracallus– frecuentaba Baden-Baden. En su recuerdo, un bal- neario de la ciudad, seguramente una de las mejores opciones de salud y relaja- ción, lleva su nombre. La cultura del spa que empezó en la ciudad con el empe- rador, se preserva hoy como una apre- ciada tradición y un legado sin parangón. Los efectos curativos de estas aguas ter- males que hace 2.000 años ya descu- brieron los romanos son aún el principal reclamo de la ciudad.

El balneario de Caracalla, situado en el corazón de Baden-Baden, es una de las visitas obligadas para los viajeros que re- corran el sur de Alemania en busca de una dosis de bienestar. Entre columnas de mármol y piscinas azul turquesa, el agua de 12 manantiales naturales sube de las profundidades para proporcionar una experiencia de baño inolvidable en este templo de cristal. Una gruta de roca caliente y fría, remolinos de burbujas y cascadas garantizan una sensación exclusiva de relax y tranquilidad en los 3.000 metros cuadrados de las termas. TERAPIAS LEJANAS Como una palabra susurrada, el aceite de sésamo caliente gotea lentamente sobre la frente durante más de media hora en el shirodara, una de las técnicas terapéuti- cas del tratamiento del ayurveda, proce- dente de la antigua India. Y es que los bal- nearios de Baden-Baden no temen en recorrer millones de kilómetros en bús- queda de unos conocimientos milenarios que hasta hace pocos años quedaban re- cluidos en un pequeño radio de acción. Del sudeste asiático al centro de Europa, la ciencia de la vida, que es lo que preci- samente significa el término ayurveda, busca la armonía de los elementos que componen al ser humano: cuerpo, vida y alma. Un equilibrio que proporciona sa- lud, y como consecuencia, belleza. Y de la India a los Mares del Sur, don- de la sabiduría ancestral revelaba que el secreto del bienestar está en los aceites y masajes que ayudan a expulsar a los malos espíritus del cuerpo. Este conoci- miento queda reflejado en el Lomi Lomi, una técnica redescubierta originaria de la tribu de los Kahunas, los antiguos pobla- dores de la isla de Hawai, y que, en una traducción algo libre, significa tocar con las patas aterciopeladas de un gato sa- tisfecho.

Una prometedora experiencia, que se une a muchas otras técnicas que los terapeutas de la ciudad alemana han aprendido a dominar, como el tratamien- to procedente de Bali que consigue revi- talizar la piel y los músculos a base de combinar yogur frío y extracto de lima. Y para completar el recorrido hacia el es- te, aparece el Sukoyaka, una técnica ja- ponesa basada en la mezcla de técnicas de masaje, unas dosis de shiatsu y la uti- lización de aceites exclusivos. De hecho, el shiatsu en sí es ya un tra- tamiento que sobrevive desde siglos atrás. En japonés, shi significa dedo y atsu, pre- sión. De la derivación etimológica de la palabra se desprende que se trata de una técnica de masaje que sigue principios si- milares a la acupuntura y en la que se uti- lizan los pulgares, los dedos, las manos e incluso los codos para presionar unos puntos determinados del cuerpo, conec- tados por 12 senderos de energía, por donde debe discurrir libremente el ki. De la vecina china procede el tui na, un ma- saje que busca el equilibrio entre los ex- tremos, es decir, entre el ying y el yang pa- ra que la energía corra libremente.

cómo ir

 La mejor forma de llegar a Baden-Baden es volar hasta Frankfurt y luego seguir por carre- tera. La aerolínea Lufthansa ha lanzado una oferta de ida y vuelta desde Madrid o Barcelo- na por 99 euros, con las tasas incluidas. Des- de Madrid, la compañía cuenta con siete vue- los directos diarios, mientras que, desde la capital catalana, dispone de seis vuelos al día.

SENTIRSE JOVEN

Tratamientos procedentes de parajes y tiempos remotos, que se combinan con las nuevas tecnologías y los últimos avan- ces en tratamientos de belleza para pro- porcionar bienestar, pero también para re- juvenecer la piel cuando los años pasan inexorablemente. Los spas y balnearios de Baden-Baden parten de la premisa de que envejecer es un proceso natural. Sin embargo, la cuestión es a qué velocidad y en qué condiciones sucede. Por eso, estos centros proporcionan una larga lis- ta de tratamientos contra el envejeci- miento, que se encaran desde un punto de vista global, porque no solamente im- porta la apariencia, sino que también es necesaria la paz y la belleza interior. De esta forma, la ciudad balnearia de Baden-Baden se abre al visitante con sus manantiales curativos, clínicas cualifica- das y una infraestructura pensada para el ocio y el placer. Hay localidades que re- quieren horas y horas de paseo a través de sus calles para ser descubiertas. Sin embargo, la ciudad alemana propone un plan algo diferente: dedicar el tiempo a cuidarse a uno mismo y a reencontrar el equilibrio (habitualmente perdido) entre el cuerpo, la mente y el alma.

Wiesbaden

 Más de 2.000 años de historia han con- vertido a Wiesbaden en una de las ciu- dades más importantes del mundo en materia de aguas termales. Esta ciudad situada al suroeste del país se ha consi- derado históricamente una ciudad bal- neario de renombre internacional. Des- pués de 1945, Wiesbaden se convirtió en la capital del Estado federado de Hesse y, hoy en día, aún conserva un encanto especial de aquella época. Rodeada del río Rin y de las colinas del Taunus, Wies- baden también es un oasis verde que, por su clima mediterráneo y el saber vi- vir de su gente se la suele llamar la Ni- za del norte. La ciudad pertenece a la región Rhein- Main, una zona caracterizada por su ofer- ta cultural y de ocio. Uno de los recla- mos más importantes de la ciudad es el Schloss Freudenberg, un monumento cultural rodeado de un parque silvestre construido hace 100 años por una sin- gular pareja de artistas. Ahora, el casti- llo alberga el Museo de los Sentidos, un espacio donde sí está permitido tocar.

www.baden-baden.de