Hay millones de razones para visitar la isla del Caribe, y una de ellas es la presencia de sus eternas y largas playas, los colores que ofrecen y la diversión que se puede vivir en ellas.

Bienvenidos al océano jamaicano, inigualable, inabarcable e infinito. La masa azul turquesa invita a disfrutar de la tranquilidad que proporciona el entorno, y ofrece la oportunidad de remolonear en la hamaca, dar largos paseos por la orilla, jugar en el agua y en la arena. Jamaica contiene suficientes playas como para encontrar un rincón adecuado para cada tipo de viajero. Te invitamos a un viaje por seis de sus zonas costeras más relevantes, en un viaje de oeste a este, de norte a sur.

  1. Negril, el complejo turístico situado en el extremo occidental de la isla, se extiende desde la bahía de media luna en Hanover hasta el Faro de Negril en Westmoreland y bordea más de once kilómetros de una de las mejores playas de arena blanca del mundo. El ambiente es despreocupado y la zona posee una amplia variedad de alojamientos, ninguno de los cuales es más alto, por ley, que la palmera más elevada. El entorno es espectacular y se considera el centro de deportes acuáticos del país, donde se puede bucear, hacer submarinismo, vela, esquí acuático, windsurf, kayak o navegar en catamarán. Sus puestas de sol son también cautivadoras y mágicas. Hay locales nocturnos en los que bailar toda la noche al son de una banda de reggae en directo y oportunidad de disfrutar de un placentero alojamiento escuchando el rumor de las olas.
  2. Montego Bay es la segunda ciudad más grande de Jamaica. Es la capital de Santiago y tiene una población de más de 70.000 personas. Ha sido un destino turístico popular desde hace décadas. La gente acude desde hace tiempo a Doctor’s Cave no sólo por sus cristalinas aguas, sino también por sus beneficiosas propiedades.
  3. Ocho Ríos, famosa por “dar a luz” a Ursula Andress en el primer filme de James Bond, Dr. No, se encuentra en el centro de la larga costa norte de la isla. Y no, al contrario de lo que sugiere su nombre, no tiene ocho ríos. Es el jardín de Jamaica y el lugar en el que, según los isleños, el cielo se derrama en el mar y las colinas cubiertas de hierba van a parar suavemente a orillas de aguas transparentes rodeadas por un litoral escarpado.
  4. Más al este, sólo a kilómetro y medio del lugar en el que Tom Cruise hacía malabares con botellas en CocktailWinnifred Beach es una de las playas más atractivas de toda Jamaica. Ubicada en la comunidad de Fairy Hill, es hogar de un arrecife no sólo cercano a la costa sino también perfecto para bucear, gracias a sus claras y azules aguas populares entre los locales. Un camino largo y sin pavimentar conduce a la amplia playa de arena blanca que se extiende a lo largo de una bahía protegida. Grandes grupos de árboles y vides actúan como telón de fondo del agua que llena el primer plano. En la base de la colina, los árboles proyectan largas sombras sobre la tierra, donde vendedores de alimentos y bebidas preparan platos de pescado fresco y delicias de “jerk”, una especialidad de Portland.
  5. Un viaje por la costa del Sur nos lleva inevitablemente a Treasure Beach, una playa infinita de arena coloreada por el coral, cuevas privadas y orillas escarpadas. Visitar alguna de las principales bahías del lugar, Billy, Calabash, Great o Frenchman, es algo también imprescindible. Al este de Treasure Beach se encuentra Lover’s Leap, un barranco de unos 500 metros sobre el mar que toma el nombre, dice la leyenda, de dos esclavos enamorados que prefirieron saltar desde aquí a su muerte antes que vivir separados. En el sur se encuentra, también, Lime Cay, un escondite ideal para disfrutar en silencio, lo más parecido al paraíso que uno puede encontrar. Uno de esos secretos que se mencionan en voz baja por miedo a que desaparezcan.
  6. A pesar de su intrigante y complicada historia pirata, Bluefields, en el suroeste, se asocia hoy con la prístina e inmensa playa de su área, situada frente a unas impresionantes colinas verdes. El lugar es muy popular entre los locales durante los fines de semana y fiestas nacionales. El parque de la zona entonces se ve rodeado de sonidos y olores provenientes de las excursiones familiares, mientras el reggae suena de fondo.

El océano y la arena te esperan en lugar perfecto para disfrutar de ellas: Jamaica, el hogar del “all right”.