¿QUÉ TAL SI DESCUBRIMOS la capital de Europa de la mano de Tintín? Ese intrépido reportero creado por el dibujante George Remi Hergé (Bruselas, 1907- 1983), que ha surcado los mares de todo el mundo y ha vivido aventuras por países lejanos con un compañero infatigable, su perro Milú, puede ser el guía de un recorrido fascinante por el corazón de Bruselas. Veinte fachadas de la ciudad están pintadas a todo color con personajes monumentales de cómic en las situaciones más divertidas. Bruselas tiene sentido del humor. Aunque burócratas y funcionarios formen parte de su paisaje urbano, la ciudad brilla por su simpático anticonformismo. Ofrece un abanico de paseos originales. Amalgamas y superposiciones de las sensibilidades y de las culturas están aquí ampliamente representadas. Más allá de sus edificios clásicos y sus modernos rascacielos, esconde atrayentes rarezas. Cerca del Manneken Pis, esa estatua de un niño que orina en la esquina de una calle, podremos zambullirnos en las callecitas más entrañables de Bruselas, con Tintín, Spirou, Corentin, Blake y Mortimer, Lucky Luke, Buck Danny, Alix, Johan y Pirlouit y sus compañeros deaventuras, que nos sorprenderán por las paredes y rincones que bordean el corazón histórico de la ciudad. Se descubren cerca del antiguo mercado de Saint-Géry, continúan al lado del Zinneke, el perro bastardo símbolo de la mezcla cultural de la capital, y sorprenden a los visitantes que pasean por la Casa de la Bellone (casa del espectáculo), por la tranquila zona de la Place du Béguinage o por la Place des Martyrs. El itinerario de las historietas está impregnado de los delicados dibujos que nacieron tras la posguerra, caracterizados por la llamada ligne claire (línea clara) y la riqueza de los colores. CENTRO BELGA DEL CÓMIC Los creadores de cómics belgas supieron crear un noveno arte, que sedujo a todos los públicos en papel y que lo sigue haciendo en plena calle. La ruta dura aproximadamente dos horas y acaba por los alrededores del Centro Belga del Cómic (Centre Belge de la Bande Dessinèe, CBBD). Quien lo desee puede repostar en la cafetería del centro o, si no, seguir paseando en dirección a la catedral y llegar hasta la Grand Place. Por allí cerca, si todavía continúan con sed de cómics, la mano de Tintín les invitará a entrar en su propia boutique, donde encontrará todo lo relacionado con este personaje, protagonista de 23 álbumes, con más de 200 millones de ejemplares vendidos y publicados en 60 idiomas. Si se pierden, no se preocupen, en todos los rincones de la ciudad, hay libreros que venden cómics nuevos, de segunda mano o de colección.