delta del OkavangoEs uno de los lugares más fascinantes y sorprendentes de África, un espacio único donde el agua se funde con las arenas del Kalahari creando un universo singular, desbordante de vida salvaje.
En el delta del Okavango conviven en equilibrio cientos de aves y todos los animales del agua y de la tierra, libres sobre los cambiantes escenarios que conforma el río: vegetación exuberante, árida sabana, canales transparentes y pantanales misteriosos. Esta parte del planeta deja en el viajero una huella imborrable.
Tras el regreso, la memoria evoca imágenes de un paraíso perdido.

Papio trabaja de guía en el delta del Okavango.
“Si un león se acerca demasiado, no es bueno correr ni gritar, hay que quedarse quieto y mirarle a los ojos”, previene.
Vale. Pero fue un enorme elefante nuestro primer avistamiento.
El guía exigió silencio y precaución y permitió que nos pusiéramos de pie sobre el Mokoro.
Entonces lo vimos. Se movía entre las aguas poco profundas y levantaba a intervalos su trompa oteando el aire.
No pude encontrar la cámara y vi a mis compañeros con los ojos muy abiertos.
Papio lucía una sonrisa de oreja a oreja.

El delta del Okavango es una inmensa zona virgen en la que se concentra la mayor cantidad de vida animal del planeta, y es el refugio preferido por las últimas grandes manadas de elefantes de África.
Las autoridades del país están acentuando los niveles de protección de la naturaleza en todo Botswana, pero especialmente la diversidad de vida salvaje del delta del Okavango.
La caza de los grandes mamíferos ha desaparecido prácticamente en su totalidad y la que se practica está muy regulada desde que fue descubierto, hace unos 40 años, el mayor yacimiento de diamantes conocido, por lo que la población ya no depende de la explotación del marfil.
En la actualidad las infraestructuras turísticas son escasas, pero están perfectamente coordinadas para favorecer que el viajero se sienta seguro y protegido.
La idea es no masificar y se ha conseguido.
Es recomendable alojarse en los tradicionales lodges –a medio camino entre la estética colonial y el cámping de aventura–, refugios construidos con lonas, madera y paja que cubren todas las necesidades del viajero occidental en un ambiente de lujo discreto. Ofrecen cocina internacional, un comedor comunal en el que se intercambian con una audiencia multilingüe las experiencias del día.
La noche empieza siempre con una agradable velada a la luz de un gran fuego, al calor del que suele soñarse con la próxima aventura.
La huella humana es escasa. En el conjunto del país viven menos de dos millones de personas y su extensión es similar a la de España.
En los pequeños poblados, las casas se construyen aprovechando material de los termiteros y se estructuran bajo la sombra protectora de grandes árboles. Los techos son de paja y en sus caminos y cercanías puede verse a numerosos grupos de recolectores y gente que camina. Siempre saludan, o quizás dicen adiós.

Datos generales para viajar a Botswana:

  • Continente: África
  • País: Botswana
  • Capital: Gaborone
  • Superficie: 600.370 km2
  • Población: 1.700.000 hab.
  • Moneda: Pula 
  • Idioma: Inglés y setsuana

Más información para viajar a Botswana:
 Oficina de turismo de Botswana: http://www.botswanatourism.co.bw