“¡UN, DOS, TRES, CUATRO, somos cuatro, cuatro tipos, locos los cuatro, y a Bremen vamos con esta canción!” Con esta sencilla letra, una trompeta, una guitarra, una batería y un saxo, cuatro bestias conseguían llegar a Bremen y triunfar en un concurso musical, superando así las situaciones de opresión y tristeza que hasta el momento habían vivido. Eran el valeroso gallo Koki, el cándido burro Tonto, el sagaz perro Lupo y el gato Burlón, los protagonistas de Los Trotamúsicos, serie de dibujos animados producida por Televisión Española que comenzó su emisión en 1989 y se mantuvo en parrilla casi una década. Pero no era una idea original de los estudios Cruz Delgado; estaba basada en el cuento de los hermanos Grimm Los músicos de Bremen. Y precisamente la escultura de bronce –obra de Gerhard Marks– levantada en esta ciudad germana en honor a la fábula se ha convertido en su principal símbolo. Otros emblemas inconfundibles de Bremen son el magnífico ayuntamiento de estilo renacentista y la estatua de Roldán, en la histórica Marktplatz. Desde el 2004, ambas obras están catalogadas como patrimonio de la humanidad. Los orígenes de Bremen se sitúan en el barrio de Schnoor, el más antiguo de la ciudad hanseática, cuyas pequeñas casas medievales con entramados de madera invitan a entrar a formar parte del cuento. Callejuelas como la Bötterstraße, con su extraordinaria arquitectura de ladrillo rojo, ofrecen al visitante artesanía y museos, en un decorado casi teatral. A orillas del Weser, que fluye a lo largo del corazón de la ciudad, se puede disfrutar del encanto marítimo de Bremen. Se abarrotan los biergarten (las terrazas de las cervecerías) y restaurantes del paseo, en el barrio de Schlachte, convertidos en una privilegiada platea, desde donde presenciar el espectáculo que protagonizan sobre el río los históricos barcos. El visitante olvida el trajín de la ciudad solo unos pasos más allá, caminando hasta el oasis verde de Bremen, el Bürgerpark. Está entre los parques mejor conservados de Alemania y abarca, junto al parque urbano colindante, una superficie total de más de 200 hectáreas. Bürgerpark es un paraíso para los paseantes, los holgazanes y los aficionados al deporte al aire libre. Sobre una amplia zona de césped, o a través de un paseo en barca, el soñador fija su mirada en las densas nubes para descubrir formas sugerentes.

CITAS ESTIVALES
Con la llegada del buen tiempo, Bremen se pone el traje de los domingos. Entre los eventos culturales más importantes previstos para la próxima temporada está el llamado Verano en Lesmona (del 29 de junio al 1 de julio), un clásico de las experiencias al aire libre, que se celebra en el parque Knoops, y en el que se combina la música clásica con el picnic y el disfrute de la naturaleza. En agosto, del 3 al 5, el mayor evento musical marítimo de Alemania transforma durante tres días las orillas del Weser, en el barrio de Vegesack, en un gigantesco escenario al aire libre, por el que desfilan unos 30 grupos de toda Europa y algunos provenientes de otros continentes. Por otra parte, La Strada, el mayor espectáculo circense callejero de Alemania, tiene lugar este año del 19 al 22 de julio, dando rienda suelta a la creatividad de acróbatas, comediantes y malabaristas. Y finalmente, no puede olvidarse la celebración en septiembre del Musikfest Bremen, un encuentro de artistas internacionales. La edición número 18 del festival promete nombres y descubrimientos de alto nivel, programas populares y rarezas, en escenarios tradicionales y poco habituales. Del 1 al 23 de septiembre los conciertos invitan al encuentro con música de distintos géneros y épocas. Y con el ritmo en el cuerpo, y antes de marchar, solo resta regresar a la escultura del perro, el gato, el gallo y el burro para tocar concienzudamente la piel de este último animal. Dicen que trae suerte. ¿Superstición? Por lo pronto, ellos ya han conseguido su sueño: el reconocimiento internacional.