Actividades de invierno en Brujas

brujasUna doncella (Judit), el padre de esta (el rey Carlos el calvo) y un conde (Balduino I, alias el brazo de hierro). Podrían ser los protagonistas de un vodevil medieval, pero son los personajes históricos que dieron origen a la ciudad de Brujas. Resumiendo la historia, acaecida en el año 862: por miedo a que el rey se opusiera a su relación amorosa, conde y doncella escapan al norte de la Galia, tierra pantanosa y frecuentemente invadida por los vikingos.

Y allí, en el estuario del río Zwin, Balduino levanta una fortaleza, simiente de la que hoy es conocida como pequeña Venecia.El apodo no tendría sentido si la ciudad no estuviera rodeada por canales. De hecho, Brujas es la castellanización de la palabra flamenca brugge, que significa puente, lo que, por razones obvias, le viene al pelo.

Al norte del centro histórico se halla el distrito de Sint Annakwartier, centro mundial del encaje, la artesanía belga más famosa.En el mismo barrio se puede visitar la Jeruzalemkerk, un templo que es una copia fiel de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén. Otra de las atracciones son los viejos molinos de viento, que se encuentran en perfecto estado de conservación, y el beaterio, fundado en 1245 para acoger a las viudas y huérfanas que dejaron las Cruzadas, y habitado actualmente por monjas benedictinas.

Con buen calzado y sin prisas, la ciudad está pensada para ser recorrida a pie. Lo primero que llama la atención es ese aura de antigüedad que reviste las calles. Las rígidas leyes de construcción impiden que nuevas arquitecturas amenacen la armonía del estilo flamenco o barroco de los edificios. Y gracias a estas la ciudad luce muy parecida a como lo haría hace siglos.
El corazón de Brujas se organiza alrededor de dos plazas. La del Markt (del mercado) está presidida por la torre del campanario y la segunda plaza es la de Burg, junto a Les Halles –antiguos mercados del siglo XIII–.

Hielo y nieve en Brujas

A partir de noviembre, el casco antiguo de la ciudad se convierte en un enorme mercado navideño, donde incluso probar a hacer algunas piruetas sobre la pista de patinaje.
Otra de las actividades de la temporada es el festival de esculturas de nieve y hielo, realizadas por 40 artistas internacionales, que las mantienen a una temperatura constante de -5º C.
Prescindiendo de todo ello, los paseos vespertinos por Brujas, bajo la preciosa iluminación, son un atractivo turístico en sí mismos. Es así, dejándose sorprender por cada callejuela, como el viajero puede ir descubriendo los escenarios donde fue grabada la película Escondidos en Brujas, protagonizada por Colin Farrell, que constituye prácticamente un homenaje a esta ciudad.

Gastronomía en Brujas

Entre uno y otro rincón cinematográfico se pone a prueba la voluntad: cientos de pastelerías envían dulces mensajes desde detrás de los escaparates.
No hay que olvidar que en Bélgica el chocolate es uno de los productos mejor trabajados. No es extraño, pues, que Brujas le haya dedicado un museo: el Choco-Story es una joven institución cuyo objetivo prioritario es dar a conocer la historia de la transformación del cacao, a través de degustaciones, una biblioteca, la charla con especialistas, o colecciones de tazas, esculturas e ilustraciones.

Otro estandarte de la gastronomía local es la cerveza. En todo el país hay más de 400 tipos, aunque la típica de Brujas es la Blanche de Bruges.
La oficina de turismo recomienda incluso algunos restaurantes cuyos deliciosos menús están basados en esta bebida.
La cerveza es también la mejor compañía para unos mejillones al vapor con patatas fritas o unos tomates rellenos de camarones, dos de las especialidades de la cocina flamenca. Con el estómago lleno seguro que se afronta mejor la visita al Museo del Diamante –donde se realizan tallas en directo– o al de la patata frita, que se encuentra en uno de los edificios más hermosos de Brujas, el Saaihalle. Aunque en este último, va a ser difícil no acabar masticando de nuevo.

Datos generales de Brujas:

  • País: Bélgica
  • Región: Flandes Occidental
  • Superficie: 138,40 km2
  • Población: 116.982 habitantes
  • Idioma: Flamenco