Un spa que se camufla en la naturaleza, una propuesta gastronómica con ingredientes frescos de la zona o una piscina infinita con increíbles vistas al Caribe, eso y más te espera en el recién renovado Belmond Cap Juluca.

Inspirado en la naturaleza y en las maravillosas vistas a la playa, con un aire de glamour playero-chic y el arte del slow-travel, así renace este ícono caribeño tras un bonito proceso de rediseño. Situado en las Antillas Británicas –en la bahía Maundays–, el emblemático resort recibirá sus primeros huéspedes el próximo 17 de noviembre, aunque ya admite reservas.

Belmond Cap Juluca es un remanso de paz. La tranquila costa de Anguila se convierte en un refugio para escapar de la apabullante vida urbana, mientras el bar de la playa con toques rústicos y los elegantes restaurantes con ingredientes frescos y locales, conservan el espíritu isleño de esta icónica propiedad, plagada de plantas autóctonas que le conceden un aire tropical inigualable.

Aquí el lujo alcanza nuevas cuotas. La majestuosa CAP’s Cool Pool, con exuberantes vistas al mar, una terraza cubierta y cómodas tumbonas rodeadas de árboles, es su primer hito. El segundo, pero no menos importante es su spa. Llamado el ‘spa que desaparece’, está diseñado para fusionarse con el impecable paisaje circundante ofreciendo un acceso privado a la naturaleza. Con un pabellón para practicar yoga, un gimnasio y siete villas con suites privadas para recibir un masaje con vistas al mar, este spa se sale de los tópicos y representa el verdadero lujo desenfadado del Caribe.

La buena vida y la buena gastronomía van de la mano en el nuevo Belmond Cap Juluca. Reinan los pescados y mariscos de la zona, el ron isleño, los zumos de frutas recién exprimidos y las barbacoas; servidos al ritmo del calypsoy del reggae en vivo, para abrir y cerrar la noche bailando.

|| Belmond Cap Juluca, Isla de Anguila –  Precio desde 620 euros / noche en habitación Deluxe con vistas al mar y desayuno.