Las playas de arena fina, las aguas caribeñas cristalinas y la frondosa vegetación rodean el Catalonia Royal Bávaro, un complejo de cinco estrellas exclusivo para mayores de 18 años situado en Punta Cana, uno de los parajes más emblemáticos de la República Dominicana. Un escenario que invita a un concepto de estancia totalmente alejada de las prisas, con servicios exclusivos, trato personalizado, las máximas comodidades y 144 júnior suites con bañera redonda integrada en la habitación. Un lugar diseñado para que el huésped se olvide de todo, y se dedique simplemente a disfrutar. Algo que parece fácil si se tienen en cuenta las ventajas que se obtienen por alojarse en él: zona reservada en la playa con hamacas y sombrillas, piscina privada con yacusi y bar dentro del agua, lobby-bar con bebidas de las primeras marcas, conexión a in ternet wifi, servicio de habitaciones las 24 horas, cócteles a cualquier hora y en cualquier lugar del resort…

 Además, el hotel ha incorporado recientemente a sus instalaciones un spa con zona de relax y cabinas de masaje, un espacio de aguas que dispone de yacusis, sauna, baño turco y ducha de sensaciones, así como un centro de fitness. El restaurante Thalassa, especia- lizado en cocina mediterránea, culmina los atractivos de un complejo situado a 17 kilómetros del aeropuerto de Punta Cana y a 47 de Higüey, la capital de la provincia de Altagracia, que ofrece un gran número de atractivos turísticos.

ENTORNO DEPORTIVO

Sin embargo, las opciones no se acaban aquí, ni mucho menos. El Catalonia Royal Bávaro es un hotel marcado por la exclusividad ubicado junto a otro com- plejo de la compañía, el Catalonia Bávaro Beach, Golf & Casino Resort. Los huéspedes del primero pueden acceder a todas las instalaciones del segundo, pero no a la inversa. Esto significa que tienen a su disposición 2.000 metros cuadrados de piscina y una extensa lista de instalaciones deportivas aptas para practicar tenis, pádel, petanca, dar- dos, tiro con arco, voley playa, fútbol, waterpolo, baloncesto o tenis de mesa.

 Sin olvidar, como no podía ser de otra manera en el Caribe, todo tipo de actividades acuáticas, desde la tablavela hasta el submarinismo, pasando por las canoas, los kayaks o los catamaranes. Para completar el capítulo deportivo, un campo de golf de 18 hoyos recientemente inaugurado complementa por todo lo alto las instalaciones del complejo, que ya contaba con uno de nueve hoyos, un pitch & putt, un putting green y un campo de prácticas. La nueva cancha de 6.230 metros de longitud, diseñada por el arquitecto español Alberto Solà, combina búnkeres, lagos, árboles, amplios greens y una isla para satisfacer tanto a los aficionados más exigentes como a los primerizos.

Las 144 suites del complejo cuentan con una bañera redonda integrada en la habitación

Finalmente, solo queda recorrer cada uno de los restaurantes que se abren ante el huésped del Catalonia Royal Bávaro que se interna en las instalaciones del complejo vecino. El restaurante Gran Caribe propone un extenso bufet rodeado de vegetación exuberante, mientras que el restaurante Playa ofrece una cocina ti- po barbacoa sobre la arena. Aparte, cinco restaurantes temáticos recorren las recetas culinarias de México, Estados Unidos, Japón, París y la Bretaña. Otros cinco bares repartidos a lo largo de las instalaciones del complejo aportan el punto de sabor a una estancia que permite exprimir al máximo todos los recursos al alcance. Y son muchos.

TEXTO XAVI DATZIRA

www.hoteles-catalonia.com