CATALUNYA AFRONTA una temporada histórica. Por un lado, se celebra el centenario del primer descenso con esquís en tierras catalanas, que tuvo lugar en la Navidad de 1908 en Rasos de Peguera. La efeméride contará con diversas actividades culturales y deportivas tanto en las estaciones como en la sede del Centre Excursionista de Catalunya (CEC). Entre ellas, destaca una muestra de fotografías y carteles que recoge la evolución de una actividad que comenzó gracias al impulso de unos pocos amantes de la montaña y ha acabado convertida en un deporte de masas. Por otro, La Molina organiza este fin de semana (13 y 14 de diciembre) la Copa del Mundo de esquí alpino femenino, un acontecimiento que convertirá al dominio de la Cerdanya en el primero de todo el Pirineo en acoger una competición del máximo nivel. Pero eso no es todo. La Molina será la sede de la Copa del Mundo de discapacitados (del 12 al 15 de enero) y de la Copa del Mundo de snowboard (del 12 al 14 de marzo). Al margen de estos importantes eventos, los dominios catalanes se han preparado a conciencia para recibir a los numerosos aficionados que quieren disfrutar de unas jornadas memorables en la nieve. Masella, entre otras mejoras, ha remodelado el jardín de nieve y estrena un mapa panorámico con información en tiempo real del estado de las pistas, los remontes y la meteorología. También ha creado un nuevo abono de libre elección transferible para utilizar ocho días consecutivos o alternos durante la campaña 2008-09. Los que compren el forfait de temporada de Masella tendrán la ocasión de esquiar gratis en otras estaciones de Girona y de Francia. Una de las señas de identidad de esta estación es que el 80% de las pistas discurren entre el bosque. El paisaje es muy variado y ofrece un desnivel esquiable de 935 metros, lo que permite bajar de un tirón desde la cima de La Tosa hasta el Pla de Masella. Además, dispone de un nuevo snowpark para el freestyle y una zona de competición. IMPORTANTES NOVEDADES Una nueva cinta transportadora permitirá el acceso a dos nuevas áreas esquiables en Vall de Núria, una para debutantes y otra en exclusiva para niños que desean iniciarse en el esquí con la ayuda de un monitor. Los adictos al snowboard también encontrarán un espacio pensado para ellos. El parque lúdico incorpora una interesante novedad, el Tubby, el primer tobogán gigante de montaña de Catalunya para bajar por la pista subidos en una especie de neumáticos. Vallter 2000 ha renovado su imagen para celebrar el año que viene su 35 aniversario. La estación destaca por su carácter familiar. Cara a la nueva temporada ha creado en el parque lúdico una pista de Tubbys para aquellos que no esquían. Los más jóvenes disfrutarán con los obstáculos y saltos del nuevo snowpark, mientras que los amantes de la nieve virgen podrán esquiar por los circuitos de freeride situados fuerapistas. El Pirineo leridano alberga 11 estaciones de esquí alpino y nórdico, todas ellas agrupadas bajo la marca Neu de Lleida. En el Vall d’Aran, Vaquèira-Beret ha mejorado los accesos a la estación y estrena un aparcamiento público en la urbanización de la Ruda, con 1.400 plazas. Una parte de ellas serán gratuitas durante el día. También ha puesto en marcha un nuevo tramo del telecabina de 79 módulos de nueve plazas, que conduce hasta la base situada a 1.500 metros y luego asciende hasta los 1.800 metros. Port del Comte, en el Solsonès, ha ampliado y mejorado la red de innivación merced a 25 cañones y la construcción de una planta central que permitirá incrementar la producción en un 50%. Además, ha remodelado la parte superior de la pista Querol y la Diagonal y se ha creado una zona de trineos, con un Tubby y una cinta transportadora. Asimismo, el nuevo Hotel Golf Natura ofrece 13 habitaciones a 500 metros del telesilla Sucre. MÁS ALTERNATIVAS Gran Pallars, que comprende las estaciones de Port Ainé y Espot Esquí, sigue la senda emprendida el año pasado. La unificación de ambos dominios se amplía este año con el acuerdo firmado con Tavascan, con quien compartirán pase de temporada y de tres o más días. De este modo, se multiplican las alternativas en el Pallars Sobirà, aunque cada estación mantiene su propia personalidad. Espot Esquí refuerza su vocación deportiva gracias a sus tres estadios homologados para la competición. Port Ainé, por su parte, no olvida su carácter familiar e impulsa las zonas dedicadas al freestyle. Una tendencia a la que también se ha apuntado Boí Taüll. El complejo de la Alta Ribagorça ha ampliado su parque de nieve. También acogerá importantes eventos deportivos, estrena tres nuevas pistas, incorpora un circuito de conducción sobre nieve y ha creado nuevos espacios interactivos.