Los griegos bautizaron a Córcega como la más bonita, una idea que pervive en la actualidad y ofrece al viajero un caleidoscopio sorprendente de paisajes cuidadosamente protegidos que hace que nunca parezca ser exactamente la misma, ni totalmente diferente.
Córcega, la isla de Napoleón, tiene más de 200 kilómetros de playas. De clima mediterráneo, su vegetación está compuesta por bosques, arbustos y masas forestales que dan forma a tesoros como el Parque Natural Regional de Córcega, que brinda protección a varias especies animales y vegetales. En él se encuentran el golfo de Porto, la reserva natural de Scandola y algunas de las montañas más altas de la isla.

Para quien prefiera la playa, Córcega es una joya bañada por el sol, seduce por sus calas de aguas turquesas, playas de arenas blancas y atractivas rutas bordeadas de olivos y naranjos que dan idea del paraíso natural que encierra la isla más verde del Mediterráneo.
Pero para descubrir la auténtica Córcega no hay que limitarse a recorrer su litoral, sus playas o sus paisajes costeros. El interior de la isla, cuna de tradiciones, ofrece también encantadores pueblos medievales fortificados, un marco natural en el que aparecen robustas casas de piedra, así como una sucesión de paisajes cambiantes en cada valle.

Este entorno, donde el tiempo parece detenerse, resulta ideal para actividades que pueden practicarse durante todo el año.
Y para los aficionados a la gastronomía, señalar que las granjas-posada, los productores de queso o charcuteros, oleicultores y viticultores adoran compartir los sabores más auténticos. Nunca hay que alejarse de Córcega sin pasear entre las nostálgicas callejuelas de piedra de Calvi e inundarse de su olor a sal y a flores.
Tampoco hay que dejar de ver Porto Vecchio, una ciudad fortificada que mantiene el encanto del pasado.
Pero de todas las ciudades de Córcega es sin duda Ajaccio, la capital, la que dejará una huella imborrable en el viajero.
Fundada como ciudad imperial en 1492, conserva reliquias esplendorosas como el salón napoleónico del ayuntamiento o el Museo Nacional de la Casa Bonaparte, en la calle de Saint Charles donde nació y vivió el conocido personaje.
El casco antiguo de Ajaccio esconde coquetos rincones para el paseo, una catedral renacentista y una sorprendente ciudadela del siglo XVI.

Datos generales para viajar a Córcega:

  • País: Francia
  • Capital: Ajaccio
  • Superficie: 8.680 km2
  • Población: 281.000 habitantes
  • Idioma: Francés

Cómo víajar a Córcega:

  • Viajar a Córcega en avión:
    Con la compañía aérea Air france: www.airfrance.es
    ( vuelos directos de Barcelona a Ajaccio, de finales de abril a finales de septiembre y todo el año vuelos de Barcelona a Córcega, vía Lyón). 
  • Viajar a Córcega en barco:
    Con la compañía de barcos Corsica Ferries www.corsica-ferries.fr
    Para quienes deseen disfrutar de un cómodo trayecto en barco e incluir su vehículo para los desplazamientos interiores, la compañía Corsica Sardinia Ferries ofrece una óptima frecuencia y servicios, con salidas desde Tolón –a cinco horas de carretera desde Barcelona– y desde Niza. Desde ambos puertos hay cuatro barcos diarios con destino a Ajaccio, Bastia y Calvi.

Más información sobre Córcega:
Oficina de turismo de Córcegawww.visitacorcega.es