PASEO POR LAS ISLAS DEL SOL. Así ha bautizado Costa Cruceros el viaje que, a partir de diciembre y desde Barcelona, recorre el Mediterráneo y las zonas más cálidas del Atlántico. Se trata de un paseo marítimo que permite explorar nuevos horizontes, descubrir soleadas islas, conocer civilizaciones antiguas y modernas, explorar ciudades bañadas por el mar y el océano. Y todo ello a bordo del Costa Victoria, una imponente nave de 75.000 toneladas, 252 metros de eslora, 32 metros de manga y 944 camarotes. Con sus 22 nudos de velocidad, el Costa Victoria inicia su periplo en Barcelona, desde donde pone rumbo a la mítica ciudad marroquí de Casablanca y, después de hacer escala en la misma, inicia un periplo por dos islas fabulosas: Tenerife y Madeira. La siguiente escala es el puerto de Málaga y, luego, la llegada a Savona permite visitar Portofino o Génova, con su famoso acuario. El viaje termina allá donde empezó, en Barcelona. Los pasajeros pueden disfrutar de cada una de estas escalas gracias a las excursiones programadas que incluyen la visita de Casablanca o Rabat para conocer sus monumentos, mezquitas y bazares; un recorrido por el Puerto de la Cruz, disfrutar de las vistas panorámicas en Madeira, o empaparse de tipismo en la andaluza Mijas.

TIEMPO A BORDO
Pero el crucero no puede medirse solo por el recorrido ni por las escalas, porque el tiempo a bordo constituye una parte importante de la diversión. En el Costa Victoria todo está preparado para el disfrute constante, para el entretenimiento, para el deporte y para el relax en sus más diversas variantes. Por ello cabe una sesión en el centro de fitness, un baño en una de las piscinas o la contemplación de un espectáculo en el salón Concorde Plaza, con sus vidrieras que se abren al mar. Tres restaurantes, diez bares, tres piscinas, cuatro yacusis, pista deportiva, circuito de jogging, centro de fitness con gimnasio, teatro, casino, discoteca, biblioteca, galería comercial, un diseño moderno y unos acabados de lujo hacen del Costa Victoria el lugar ideal para ser feliz.