EXISTEN MUCHOS

 motivos para visitar Cuba. Des- de la curiosidad histórica hasta la llamada del son. Y por supuesto, la búsqueda de un azul que tan solo se puede encontrar en las playas del Caribe, entre ellas, la más famosa: Varadero, que ofrece al visi- tante arenas finas y blancas, vegetación en estado puro, un clima que presume de unas temperaturas medias de 25 grados durante todo el año y una in- fraestructura turística que no excluye los famosos cabarets. Sin embargo, ya que uno se encuentra en territorio cubano, sería imperdonable ceñirse solo a la contemplación ante el mar y olvidarse del bullicio de sus ciudades. De hecho, uno de los circuitos ha- bituales consiste en aterrizar en La Habana y pasar varios días allí antes de dirigirse a Varadero, que se encuentra a unos 140 kilómetros.

La capital de Cuba se sustenta por los ritmos he- chiceros que surgen de cada esquina, el ron y las ganas de vivir de su gente. La Habana es recuerdo y supervivencia. Edificios coloniales, algunos de los cuales se remontan al siglo XVI, que resisten en pie fieles a su forma de ser (como su pueblo) a pesar de que su fachada está cada vez más desconchada. Pero es ahí donde reside precisamente el encanto de la ciudad: los edificios pueden ser antiguos, pe- ro su espíritu está intacto. Para comprobarlo solo hay que dejarse arrastrar por las concurridas calles de La Habana Vieja, empaparse de la esencia de Centro Habana o cruzar el Malecón, si puede ser montado en un viejo Cadillac descapotable, al caer la tarde y a muy poca velocidad. Montado en el mis- mo automóvil, o en cualquier otro modelo estadou- nidense de los años 50, se puede alcanzar el llama- do circuito azul, formado por siete playas situadas a 30 kilómetros de La Habana.

ANTES DE LA TRANQUILIDAD

Pero antes de partir en búsqueda de la tranquilidad de la costa, llega el momento de multiplicar esfuer- zos y vaciar por completo las reservas de energía. Castillos, fortalezas, torreones, palacios, edificios aristocráticos ocupados por familias humildes, ca- sas donde nacieron personajes fundamentales pa- ra la historia de Cuba como José Martí (el artífice de la independencia de la isla), decenas y decenas de museos, bodegas y bodeguitas, proclamas estam- padas en la pared, mojitos y habanos, discotecas, mucha salsa y un amanecer. Ahora sí. Próximo des- tino: Varadero. El chip cambia totalmente una vez allí. De recorrer calles de gran densidad humana a tumbarse bajo el sol en un paisaje abierto al océano y a la vegetación cien por cien tropical. Aunque después de tanto aje- treo seguramente lo que más apetece es holgaza- near sobre una tumbona, Varadero también ofrece la posibilidad de dedicarse a lo que se suele deno- minar descanso activo. Es decir, no parar en todo el día.

Diversos centros de buceo organizan encuen- tros con la fauna marina de la zona mientras que los establecimientos de pesca ofrecen emular a He- mingway en su persecución del pez espada. También se puede optar por el paracaidismo o por el golf. Y por la noche, el Cabaret Tropicana Vara- dero, que emula al mítico Tropicana de la Habana, brilla por la calidad de los espectáculos, los artistas invitados y por su escenario a cielo abierto.

TEXTO VÍCTOR FÚSER

cómo ir

 La agencia Ibernacán Viajes ha inau- gurado recientemente su página web en la que propone una oferta de lan- zamiento que incluye diferentes cir- cuitos por la isla a precios reducidos. La empresa también ofrece la posi- bilidad de confeccionar un viaje a la carta, utilizando para ello el precio básico de estancia de siete días y seis noches en régimen de alojamiento y desayuno o con todo incluido. A es- te paquete se le ha de sumar el cos- te del billete de avión, del visado ne- cesario para entrar en Cuba y del seguro. Otras de las opciones que pro- pone la agencia de viajes es el Open Voucher, un talonario de hotel que permite al visitante alojarse en más de 60 hoteles de la isla, por 49 euros en habitación doble incluso en tem- porada alta. De esta forma, el visi- tante puede viajar por toda la isla sin ataduras y con un presupuesto fijo. Cada bono incluye una habitación con desayuno para un máximo de dos adultos más un menor de doce años.

circuitos

Como ejemplo de las ofertas que Iber- nacán Viajes reserva para su página web, la agencia ha seleccionado tres: DLa Habana-Varadero por 248 euros. El paquete turístico incluye dos no- ches en la capital cubana en el Ho- tel Comodoro o Chateau (ambos de cuatro estrellas) en alojamiento y de- sayuno y cuatro noches en Varadero con todo incluido, en hoteles en pri- mera línea de playa, con traslados y una excursión. El precio es por per- sona en habitación doble. DLa Habana-Viñales por 166 euros. Dos noches en La Habana y cuatro noches más en el Rancho San Vicen- te, La Ermita o los Jazmines. Las vis- tas en esta zona son realmente es- pectaculares, con todo tipo de tonos de verde y un silencio capaz de hacer olvidar el tráfico y la contaminación. DLa Habana-Cayo Coco/Cayo Gui- llermo por 226 euros. Además de las habituales dos noches en La Habana, se añaden cuatro noches en el Villa Cojimar de Cayo Coco o Cayo Gui- llermo, el viaje de avión a uno de los cayos incluido y una excursión. A to- dos estos precios hay que sumarles siempre el avión desde España.