La isla de Koh Samui podría ser lo más parecido al paraíso terrenal, con su belleza agreste, sus playas de arena blanca con enormes cocoteros, las aguas transparentes y los pedazos de rocas frente a la costa, que ofrecen una vista inconfundible.

La isla situada frente a la costa sureste de Tailandia se erige como uno de los mejores lugares del mundo para desconectar del mundanal ruido y dedicarse, exclusivamente, a tumbarse al sol en alguna de sus playas, en especial las conocidas como las seis grandes: Chaweng, Lamai, Maenam, Bo Phut, Big Buda y Choeng Mon.

Un destino de lujo que, todavía lo puede ser más, si en vez de alojarse en un hotel, se decide alquilar una villa privada, algo que no es tan caro como podría parecer a simple vista.
A través de la agencia de comunicación Sergat España (información por correo electrónico en sergat@sergatspain.com) se puede alquilar por primera vez la villa Baan Fuangfah, situada al norte de la isla, en Mae Nam, y enmarcada en un conjunto exclusivo de 23 villas situadas en plena naturaleza y a 20 minutos del aeropuerto y la capital, Chaweng.
Se trata de una casa de unos 220 metros cuadrados, con jardín tropical privado, piscina y terraza cubierta con hamacas.
La distribución interior cuenta con un gran salón-comedor, una suite principal con baño, además de otras dos habitaciones con baño compartido.
Dispone de televisión por satélite, DVD e internet sin cables, aparte de un gimnasio para los vecinos del complejo.
Se pueden alojar hasta cuatro personas y el precio por noche es de 140 euros, lo que significa que el coste por persona sería de 35 euros.