Albert Falcó

Rutas del Vino de España está integrada por 32 Rutas a las que, muy pronto, se sumarán nuevos destinos

La cultura del vino es el hilo conductor de la manera de viajar que plantea Rutas del Vino de España. Una manera de entender el turismo que, más allá de los aspectos puramente enológicos, tiene que ver con conocer el territorio, su patrimonio, su historia, su paisaje, sus costumbres, su gastronomía…

La palabra ‘enoturismo’ aparecerá ya en la próxima edición del Diccionario de la Real Academia Española. Mientras tanto, aquí tienes algunos términos con los que continuar familiarizándote con el turismo del vino y las Rutas del Vino de España, la marca referente del enoturismo en nuestro país.

Enoturisme Penedès

B DE BODEGAS

En las Rutas del Vino de España encontrarás casi 700 bodegas para visitar y en las que descubrir el mundo del vino. Podrás recorrer los viñedos en las distintas épocas del año, aprender cómo se elaboran los vinos y cómo se catan, etc. Pero no solo hay bodegas en una Ruta del Vino: junto a ellas también están las enotecas, los alojamientos, los restaurantes, las agencias de viajes y actividades, los pueblos y los museos.

PAISAJE DE VI„AS VISTO DESDE VILLADECANES

C de Calidad

Las Rutas del Vino de España pasan de forma periódica auditorías de calidad que garantizan el alto nivel y la mejora constante de la oferta turística de estos destinos, que deben cumplir con todos los parámetros del Manual de Producto para seguir certificados como Rutas del Vino de España.

E de ENOTURISMO

Rutas del Vino de España es el referente del enoturismo de nuestro país. La propuesta de esta marca ha sabido aunar lo público y lo privado, y crear una combinación de elementos clave a la hora de viajar por un territorio vitivinícola. Este club de producto creó, además, el Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España que, a día de hoy, es el único organismo que estudia y proporciona datos sobre el turismo del vino. Y, ¿qué nos dicen esos datos? Pues los últimos informes, emitidos antes del parón provocado por la pandemia, nos cuentan, por ejemplo, que cada año visitan las Rutas del Vino de España más de tres millones de enoturistas y que el impacto económico de esta actividad supera los 85 millones de euros, solamente teniendo en cuenta las visitas a bodegas y museos. Si incluyéramos el resto de servicios implicados (alojamientos, restaurantes, comercios…) esta cifra sería mucho mayor y se estima que alcanzaría los 256 millones de euros.

G de Gastronomía

El turismo del vino va asociado claramente a otro tipo de turismo cada vez también más apreciado: el turismo gastronómico. El vino forma parte de infinidad de rituales: está presente en las tareas del campo, en las fiestas, en las celebraciones y hasta en la religión. Y, en todos esos ámbitos existe una gastronomía propia asociada. Las Rutas del Vino de España permiten conocer esa relación y disfrutarla, degustar los productos y los platos tradicionales de cada territorio con el vino que se elabora en ese territorio, algo que, no nos engañemos, es la mejor manera cuando queremos acercarnos a la esencia culinaria de un destino.

N de Naturaleza

Los territorios por donde discurren las Rutas del Vino de España son tan singulares desde el punto de vista de la viticultura como desde el entorno natural y paisajístico. La tradición vitivinícola es el punto de partida y la guía de esta propuesta, sí, pero no el único. La naturaleza es uno más de los elementos que forman parte de la completa oferta de esta marca de producto, ¡y hay de todo!: montañas, valles, ríos, cañones, lagunas, playas, costas… Espacios naturales, al aire libre, en los que descubrir tranquilamente cada comarca y cada región.

P DE PATRIMONIO

El patrimonio (histórico, arquitectónico, cultural…) es uno de los atractivos más potentes y que mejor combina con el enoturismo. En las Rutas del Vino de España podemos encontrar desde la más famosa de las catedrales a la más desconocida ermita, y desde el castillo más imponente al más delicado resto arqueológico. Todos son fascinantes y todos cuentan una historia que ayuda a entender el territorio y, casi siempre también, su relación con el mundo del vino.

S de Sostenibilidad

Turismo slow, de cercanía, verde, en entornos mayoritariamente rurales, con repercusión en la economía local… Así es el enoturismo de Rutas del Vino de España, una forma de practicar turismo de manera sostenible, apostado por el kilómetro cero, por los pequeños productores y los emprendedores locales. Una forma de practicar turismo que crea adicción porque nos hace sentir más felices.

V de Vino

¡Claro! Y de viñedo y de viña y de vendimia y de viajes. A través del vino entenderás por qué cada territorio es como es, y a través de los paisajes del vino entenderás la idoneidad de cada territorio para elaborar un tipo de vino u otro. Conocer y disfrutar son las claves de los viajes de enoturismo de Rutas del Vino de España, por eso siempre acabamos volviendo.

32 rutas del vino

Actualmente, la marca Rutas del Vino de España está formada por 32 Rutas del Vino. Te las enumeramos, por orden alfabético: Alicante, Arlanza, Arribes, Bullas, Calatayud, Campo de Cariñena, Cigales, El Bierzo, Garnacha-Campo de Borja, Jumilla, La Mancha, La Manchuela, Lleida-Costers del Segre, Madrid, Marco de Jerez, Montilla-Moriles, Navarra, Penedès, Rías Baixas, Ribera del Duero, Ribera del Guadiana, Rioja Alavesa, Rioja Alta, Rioja Oriental, Ronda y Málaga, Rueda, Sierra de Francia, Somontano, Toro, Utiel-Requena, Valdepeñas y Yecla. Como ves, hay mucho para elegir, ¿verdad? Pues dentro de poco todavía tendrás más opciones, pues algunas nuevas Rutas, como las de Gran Canaria, Uclés o Zamora se unirán a la marca. De momento, ¿por cuál empiezas?

Más info wineroutesofspain.com