A PARTIR DEL 31 DE ENERO del 2004 un nuevo coloso surcará los mares y revolucionará el mercado de los cruceros. Más alto que la Estatua de la Libertad y las cataratas del Niágara, el Queen Mary 2 (QM2) representa la mayor obra de ingeniería naval jamás construida hasta ahora. Conocido ya con el sobrenombre de la reina de los mares, el monarca de los transatlánticos se convertirá en uno de los más exclusivos conjuntos vacacionales del mundo. Digno sucesor de los míticos barcos Queen Mary, Queen Elizabeth y Queen Elizabeth 2, el QM2 está diseñado para navegar suavemente por los océanos más turbulentos amparado en sus 150.000 toneladas de registro y sus 345 metros de eslora. Según fuentes de la naviera británica Cunard, el Queen Mary 2 “representa la máxima evolución en la navegación de pasajeros en un buque de mayor tamaño, menor cantidad de pasajeros y mayor ratio espacio-pasajero”. TRABAJO DE TITANES El diseño de la flamante nave, fabricada en los Astilleros del Atlántico –Grupo Alstom– en Saint Nazaire (Francia), ha supuesto un esfuerzo titánico. En su construcción –Cunard ha invertido 780 millones de euros– han participado 3.000 obreros; se han montado 9.700 metros cuadra-dos de revestimientos de terrazas y 2.550 metros de tendido eléctrico; se han empleado 10.000 planos y más de un millón de horas de estudio y análisis para llevar a cabo el montaje de las 300.000 piezas metálicas. El Queen Mary 2 “realizará cruceros transatlánticos por el Mediterráneo y el Mar del Norte, y será el buque insignia del Comité Olímpico Internacional con ocasión de los Juegos Olímpicos de Atenas en agosto del 2004”, informan en Cunard. El barco “permanecerá atracado en el puerto de El Pireo como Hotel VIPS del COI”, añaden desde la naviera británica. El QM2 hará un itinerario especial entre Southampton y El Pireo a cuyo puerto llegará un día antes de comenzar las Olimpiadas. El regreso se realizará el 31 de agosto y tocará los puertos de Barcelona y Málaga. EQUIPAMIENTO DE LUJO El nuevo barco contará con un equipamiento de lujo: 37 ascensores; cinco piscinas; un teatro con 1.600 butacas; un planetario con 500 asientos –convertible en sala de fiestas, espectáculos, conferencias y cine–; un auditorio con capacidad para 1.094 personas; una biblioteca con 8.000 volúmenes en diferentes lenguas; varias salas de internet; un gimnasio de 2.325 metros cuadrados; salones de baile; espacios para jugar a golf, tenis, pádel, baloncesto…; casino; 14 restaurantes, bares y cafeterías; bodega de vinos y cavas; un spa y centro de talasoterapia… El QM2 navegará a 50 kilómetros por hora –un récord para este tipo de naves–; 200 cámaras vigilarán día y noche todos los rincones del buque, y un equipo de buzos registrará el barco en cada escala. La tripulación estará formada por 1.253 personas de 50 nacionalidades y 1.350 camarotes alojarán a 2.600 pasajeros.