Recuerdos de la guerra desde las trincheras

Volcanes de El SalvadorLa historia reciente de El Salvador no es inmaculada. Está teñida por el conflicto bélico interno que azotó al país entre 1980 y 1992, una guerra civil que enfrentó al ejército gubernamental y las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Tras un proceso de diálogo entre ambas partes, se puso fin a la confrontación con la firma de un acuerdo de paz que permitió la desmovilización de las fuerzas guerrilleras y su incorporación a la vida política del país. Atrás quedaban 75.000 víctimas, entre muertos y personas desaparecidas.

Después de la pesadilla, en el departamento de Morazán –escenario de algunas de las principales batallas– se creó la Ruta de la Paz, que brinda la oportunidad de conocer la historia contemporánea del país y las raíces culturales heredadas de los pobladores indígenas, de origen Lenca.

Paisajes de Morazán, Ruta de la Paz

Sin embargo, es la historia de la guerra civil, contada por sus protagonistas, lo que despierta mayor interés.

Los excombatientes conducen al visitante a través del bosque, mostrándole las trincheras y los túneles subterráneos donde se fraguaban los ataques.

Museo de la Revolución
El relato de los que habitan estos poblados resulta sobrecogedor, pues al recordar las matanzas –en las que quizás perdieron a un hermano o a un hijo– sus ojos aún se llenan de dolor. En el Museo de la Revolución de Perquín se han recogido algunas de las armas utilizadas, restos de helicópteros y, en general, retazos de vida, que se desgranan a través de una exposición fotográfica. Todo para intentar evitar que la historia se repita.

Relieve marcado por los volcanes

Lejos del reclamo que ejercen sus costas, existe un recorrido antitético a  través de los múltiples conos volcánicos de El Salvador. El primero es el Cerro Verde, extinto desde su última erupción (25.000 años a. C.), que acoge un orquidiario y un parque natural, y cuyo cráter está cubierto por un espeso bosque nebuloso. Luego está el volcán de Izalco, el más joven de los salvadoreños y entre los de menor edad del continente. Su última erupción, muy violenta y que destruyó la cima, data del año 1966.

El volcán de San Vicente, o volcán de Chinchontepec (que en nahuat significa Cerro de las Dos Tetas) es el segundo en altura del país. Consta de dos elevaciones y en su base, del lado sur, se ubican manantiales de aguas termales conocidos como los infiernillos, que emanan fuertes vapores y humo sulfúrico.

El Valle de los Volcanes

Otro de los más conocidos es el de Santa Ana (también llamado Ilamatepec). Tiene 2.381 metros, está ubicado en una región cafetalera, y su última erupción fue en el 2005. Y uno de los más activos es el volcán de San Miguel (Chaparrastique, que significa tierra del calor) cuyo cono está considerado entre los mejores formados de Centroamérica. Más en reposo se encuentra el volcán de San Salvador (o de Quezaltepec) desde su última erupción, en 1917, que extinguió su lago. Consiste en dos masas: el Picacho (de 1.960 metros) y el Boquerón (1.839 metros). Finalmente, no puede olvidarse el antiguo volcán Usulután con sus dos picos gemelos, fácilmente reconocibles.

Recurrir al origen de las civilizaciones

Tazumal
Otra forma de descubrir El Salvador es recorriendo los múltiples enclaves de interés arqueológico. El primero es Tazumal, uno de los sitios mayas, compuesto por una importante ciudad con un sofisticado sistema de drenaje y un amplio centro ceremonial. Cuenta además con un campo de pelota que servía de entrenamiento para el pueblo. Entre los artefactos expuestos se pueden encontrar esculturas en jade y barro, una figura del dios Xipe-Totec, la Virgen de Tazumal y multitud de tumbas plagadas de vasijas, espejos de pirita de hierro y estructuras con formas de lagarto.

En segundo lugar, y constituyendo el vestigio arqueológico más importante del país, está Joya de Cerén, que data desde hace más de 1.400 años y muestra la forma del vida del pueblo maya antes de la colonización, que fue interrumpida por la erupción del volcán Caldera en el año 600 d. C.

Joya de Ceren

Son alrededor de 15 las estructuras descubiertas, entre ellas unas bodegas donde se guardaban utensilios de cocina como ollas, vasijas de barro, cuchillas y piedras moledoras.

Además, se han encontrado estructuras habitacionales, cocinas, talleres, y cultivos de maíz. El hecho de que no se haya encontrado ningún resto humano y que en los platos se haya encontrado comida indica que los habitantes de este lugar tuvieron tiempo de escapar antes de ser engullidos por el fuego. Finalmente, las investigaciones efectuadas en San Andrés han revelado que en este lugar hubo tres periodos distintos de ocupación maya.

Datos de El Salvador

  • Capital: San Salvador.
  • Superficie: 21.041 km2.
  • Población: 5.744.113 hab.
  • Moneda: Dólar americano.
  • Idioma: Español.

Para más información: