SU BELLEZA Y SU ENCANTO, fruto tanto de la propia naturaleza como del trabajo del hombre, han hecho que el Valle del Loira esté considerado como uno de los patrimonios de la humanidad. Por ello, para conocerlo es preciso recorrerlo con calma, minuciosamente, con tiempo para extasiarse en cada uno de sus rincones, para empaparse de dos mil años de historia. Por ello, cada vez cuenta con más adeptos la idea de un itinerario en bicicleta, de una excursión que permita cruzar las puertas de los palacios, los castillos, las abadías y los jardines que marcan toda la geografía o disfrutar de las fiestas que se suceden a lo largo de las riberas de un río legendario: el Loira. Unos recorridos ideales para la bicicleta pero igualmente atractivos para quienes prefieren viajar en coche. Salpicado de ciudades y villas cuyo nombre está lleno de resonancias, históricas o culturales como Amboise, la ciudad del renacimiento; Blois, sede de la corte francesa en el siglo XVI; Bourges, con sus 25 siglos de historia; Chartres, condensado sublime del medievo del que es cumbre su suntuosa catedral; Orléans, a la que dio fama eterna Juana de Arco; o Tours, coronada como villa de arte e historia como lo fue antaño como capital de Francia. Y si la naturaleza es pródiga como en pocas partes, tal como dan fe de ello los parques naturales de Brennes, Perche o Loire-Anjou-Touraine y los bosques de Orléans o Sologne, los castillos del Loira son, por sí mismos, un atractivo incuestionable. Un atractivo que surge de los 800 castillos y fortalezas existentes en el territorio, de los cuales 134 están abiertos al visitante. En este conjunto, se han creado nada menos que 150 kilómetros especialmente pensados para los cicloturistas, que forman parte de un circuito en constante ampliación y se integran en el proyecto El Loira en bicicleta que, a su vez, se inscribe en un proyecto europeo. Entre las múltiples posibilidades que ofrece este turismo, una propuesta para esta Semana Santa incluye: DPrimer día. Llegada a Orléans en Trenhotel Elipsos y alquiler de coche. Visita a Chameroles y a Orléans y alojamiento en el Hotel Juana de Arco. DSegundo día.Traslado hasta Chambord en coche. Alquiler de bicis para visitar los castillos de Chambord y Cheverny. Dormir en el castillo de Pray. DTercer día. Visita en coche a Amboise y al castillo de Clos Luce. Paseo por Tours y alojamiento en esta ciudad. DÚltimo día. De Tours a Villandry y recorrido en barco desde Rochecorbon.