Se cumple este año el 90º aniversario de Paradores, la singular cadena pública hotelera que empezó su andadura en 1928 con su primer establecimiento, el Parador de Gredos, uniendo así la conservación del patrimonio monumental y de naturaleza con el disfrute de la restauración y el Turismo.

Todo el mundo conoce la marca Paradores, pero muy pocos saben la historia de la persona que estuvo detrás de su creación. Su figura es prácticamente desconocida hoy en día, pero en las tres primeras décadas del siglo XX fue un verdadero “Influencer” en la sociedad española. Se trata de D. Benigno de la Vega Inclán, II Marqués de la Vega Inclán, pionero del Turismo en España, que se adelantó en 50 años al boom turístico de los años 60, sentando las bases metodológicas de las que hoy en día vive la principal industria de este país.

Figura polifacética e inabarcable, su vida daría para escribir el guión de una serie de varias temporadas, ya que fue, entre muchas otras cosas, militar de carrera, diputado en las Cortes, senador vitalicio, escritor, editor de libros, corredor de bolsa, marchante de arte, diplomático, pintor, arqueólogo, promotor turístico, hotelero… pero ante todo fue un mecenas atípico que quiso acercar la riqueza cultural y patrimonial de España a todo el mundo a través del Turismo.

Como viajero incansable por España y el extranjero, es consciente en primera persona de las grandezas y miserias de nuestro país y toma contacto con los países más avanzados de la época. En esos primeros años del siglo XX visualiza el Turismo como canal para acercar la cultura al pueblo y como generador de recursos económicos que ayudasen a salir de la crisis en la que España estaba inmersa.

Es nombrado Comisario Regio de Turismo y Cultura en 1.911 y desempeña el cargo hasta 1.928. Durante este periodo pone en marcha su gran proyecto de vida y a lo que se dedica en cuerpo y alma, utilizando todos los recursos propios que están a su alcance, sin cobrar por ello en el modo en el que concebimos en la actualidad por un puesto de este tipo.

Dr. Benigno parte de cero: se encuentra con un país con malas comunicaciones por carretera y ferrocarril, sin una puesta en valor del arte y del patrimonio cultural y natural del país, sin una oferta de alojamiento y restauración con un mínimo de calidad y con una alta tasa de mendicidad que disuade a los potenciales turistas a visitar las ciudades con mayor potencial turístico.

Sin dotación económica, tiene que costear de su bolsillo muchos de los numerosos proyectos que acomete y si no cuenta con dinero en ese momento, involucra a inversores externos o amigos filántropos con grandes fortunas para cubrir las carencias del Estado. Entre los incontables logros, destacan los siguientes:

La creación de los primeros museos tematizados: compra de su bolsillo la Casa del Greco en Toledo, la restaura, la musealiza y la dona al Estado. Hace lo mismo con la Casa de Cervantes en Valladolid, creando nuevos espacios donde estudiar y poner en valor estas dos figuras de las artes y letras españolas y así prestigiar la cultura nacional.

Crea el museo del Romanticismo en Madrid y ayuda a la familia de Sorolla, con el que le unía una íntima amistad, para que su casa se convierta en museo tras su muerte, creándose así el Museo de Sorolla en Madrid.

Intercede entre el Rey Alfonso XIII y el hotelero belga Georges Maquet para crear una oferta hotelera de lujo que atraiga a turistas, como el Ritz y el Palace en Madrid y el Hotel Alfonso XIII de Sevilla.

Como diplomático, ayuda a restablecer las relaciones institucionales entre España y EE.UU. que eran inexistentes tras el Desastre del 98 e influye para poner de moda el arte y la cultura española en Norteamérica.

Como Diputado en las Cortes y Senador Vitalicio influye para crear una base normativa que fomente el Turismo con leyes que establezcan tipologías de alojamientos hoteleros, de protección del Patrimonio o la Ley de Parques Nacionales de 1916.

Salva de malas restauraciones a monumentos como la Sinagoga del Tránsito de Toledo, los Reales Alcázares de Sevilla o la Alhambra de Granada, implantando nuevos métodos de conservación patrimonial.


A través de la Comisaría Regia se efectúa por primera vez la promoción turística de España, organizando y acudiendo a numerosas exhibiciones o editando las primeras guías turísticas, postales y folletos, para acercar el arte y la cultura española al posible visitante extranjero, pero también al mismo ciudadano español. Interviene además en las Exposiciones Internacionales de Sevilla y Barcelona de 1.929 con el mismo objetivo, poner a España en el mapa internacional, dándole valor y prestigio.

 

 

Reforma e higieniza el Barrio de Santa Cruz de Sevilla, crea los Jardines de Murillo y reforma los jardines de los Reales Alcázares, principales ejes turísticos de la ciudad. Intercede como Patrono del Museo del Prado para trasladar cuadros a Ginebra en la Guerra Civil y así protegerlos de posibles daños.

Promotor de las primeras viviendas sociales en España. Las primeras se construyen en Sevilla en 1.915 y de ahí el modelo continúa por toda España. Es el precursor de las VPO.

Estas y muchas más son las acciones de Don Benigno a lo largo de su vida en las que consigue influir en el Estado y en la sociedad española. Y todo con un solo fin: modernizar el país y acercarlo de nuevo a las principales potencias del momento.

Gracias a todo su trabajo, crea una sensibilización hacia la cultura y el patrimonio entre la clase política y en la población, cubriendo las carencias del Estado en esta materia y creando la base de riquezas alternativas y estables a través del Turismo que perduran hasta nuestros días.

Si bien su figura ha sido olvidada por la historia, unas 300 personas se han unido ya en lo que se ha denominado “Plataforma científica y ciudadana de homenaje a D. Benigno de la Vega-Inclán”. Desde esta organización, vienen celebrando conferencias y eventos que pretenden hacer conocer la importancia del prócer vallisoletano y su peso en la cultura, y sobretodo en el turismo de nuestro país.

Para más información sobre esta Plataforma https://www.facebook.com/Homenajealpionerodelturismo/

Javier Mateos de Porras Gómez
Miembro de la Plataforma de homenaje a Vega-Inclán