Elx es la tercera ciudad de la Comunidad Valenciana por población, extensión y recursos. Un paseo por sus calles permite descubrir un interesante centro histórico, testimonio de un pasado de esplendor. Fue ciudad fortificada de Al Andalus, entre los siglos VIII y IX hasta su reconquista cristiana en 1265; sin embargo, el solar original de la ciudad de Elx, La Alcudia, estaba emplazado a tan solo dos kilómetros al sur del actual núcleo urbano y estuvo habitada desde el Neolítico hasta su etapa visigoda. Fue la época esplendorosa de la cultura ibérica, en la que se esculpió la Dama d’Elx. En el año 209 antes de Cristo la ciudad ibérica se romaniza y en el siglo I a. C. adquiere el título de Colonia Iulia Ilice Augusta. El pasado se combina en contraste con los elementos propios de una ciudad joven y dinámica, integrada en el palmeral más extenso de Europa, lo que hace de ella un paisaje urbano único. El Palmeral, legado de la cultura agrícola andalusí, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2000. Elx cuenta con un segundo bien cultural declarado Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco: el Misteri d’Elx. Se trata de un drama sacro lírico, último testimonio vivo del teatro religioso medieval europeo, que se representa cada año en el mes de agosto. El calendario festivo ilicitano abarca casi todos los meses, aunque es en agosto cuando la actividad festiva vive su momento álgido, con las celebraciones en honor a la Virgen de la Asunción. Las fiestas se inician con los desfiles de Moros y Cristianos en los que se recuerda la conquista cristiana en el año 1265 por parte del Rey Jaume I. Luces, colores, boato, pólvora y música llenan las calles de la ciudad durante días. Un momento de gran espectacularidad está marcado por la Nit de l’Albà, en la que el cielo ilicitano se cubre de fuegos artificiales en honor a la patrona de la ciudad, haciendo mágica la noche del 13 de agosto. El lugar central de las fiestas lo ocupa el Misteri d’Elx (proclamado por la Unesco Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en 2001), drama cantado medieval en el que se representa la muerte y asunción a los cielos de la Mare de Déu. La pieza consta de dos actos: la Vespra, el día 14, y la Festa, el 15, y se representa en la Basílica Menor de Santa María.

CEREMONIA CON VELAS

Tras la representación del día 14, que concluye con la dormición de la Virgen, tiene lugar la tradicional noche de la Roà, en la que se vela el cuerpo de la Mare de Déu. Muchos ilicitanos participan en esta ceremonia recorriendo con velas en las manos las calles de la antigua Vila Murada. Esta noche tiene también su lado pagano, ya que son muchos los que permanecen despiertos divirtiéndose hasta el amanecer. La mañana del 15, el día de la Virgen de la Asunción, tiene lugar la procesión de la Mare de Déu, en la que participan también los actores del drama asuncionista y en la que la imagen de la patrona recorre las calles del casco histórico de la ciudad. Las fiestas concluyen con el lanzamiento de un espectacular castillo de fuegos artificiales en la medianoche del día 15.