EN ESTADOS UNIDOS siempre van un paso por delante. Al menos a la hora de exprimir al máximo todas las posibilidades del sector turístico y marcar tendencias. La nueva moda consiste en escapadas de género, es decir, solo para chicos o, por el contrario, solo para chicas. Un nuevo concepto de vacaciones orientadas a alejarse por unos días de las obligaciones familiares que cada vez está calando más hondo en la sociedad estadounidense y que tiene como destino prácticamente fijo Las Vegas, una ciudad situada en medio de la nada consagrada únicamente a la diversión y los casinos. La receta responde a los estereotipos. Para ellos, juego, juerga y deporte. Para ellas, relax y belleza. La familia, en casa.

ACTIVIDADES DE CHICOS

LAS LLAMADAS mancation son la evolución lógica de la típica y muy estadounidense noche de chicos, dedicada a beber cerveza y jugar al póquer o a ver un partido por televisión. Estas horas de juerga masculina se transforman ahora en Las Vegas en unas vacaciones pensadas únicamente para hombres, con diversas opciones y presupuestos, pero siempre con el denominador común de la diversión. Un paquete clásico es el que ofrece el Hotel JW Marriot Las Vegas Resort & Spa bajo el nombre de The ultimate mancation, a partir de 49 dólares. En él se incluye un recorrido privado en limusina desde el aeropuerto hasta el establecimiento, 1.000 dólares en fichas de juego, habitaciones suites con mayordomo privado, el uso de un Ferrari 360 Spider, carreras de motos, un día dedicado al golf, tratamientos en un spa de lujo y la visita a los diversos restaurantes y clubs de la ciudad.

AGENDA A MEDIDA

Esta sería la opción básica, en la que se toca un poco de todo, aunque también es posible configurarse una agenda a medida según los intereses de cada grupo. Si se opta por el relax, el paquete Gentleman’s Escape del Hotel MGM Grand consta de un masaje sueco, un tratamiento con eucaliptos para el cuero cabelludo, un masaje energizante facial y una pedicura. Por el contrario, si el plan consiste en juerga desenfrenada, Las Vegas pone a disposición del que quiera quemar la noche un sinfín de bares, clubs y discotecas, además de otras opciones calificadas como más comprometidas. Respecto a este último punto, incluso existen hoteles orientados en este sentido, como el Hooters (donde el visitante puede encontrarse en un momento dado rodeado de 200 de las llamadas Hooters Girls) o el Palms, que incluye entre sus instalaciones el Playboy Club.

Quien busque un término medio entre la relajación y el desenfreno, puede optar por experiencias más aventureras, como clases de conducción, excursiones en todoterreno por el desierto o incluso recibir una clase magistral de pilotaje de aviones de combate. En cualquier caso, después de un día duro, la cena y las copas de después son una parada obligada, y más en Las Vegas, que cuenta con algunos de los restaurantes y discotecas más espectaculares del mundo, como la Brasserie Le Burger o el Bobby Flay’s Mesa Grill en el Caesar’s Palace, en el primer caso, o el nuevo club del Golden Nugget o el Tryst (Hotel Wynn Las Vegas).

CARGAR LAS PILAS EN EL SPA

SI LO HACEN los chicos, ¿por qué no las chicas? De la misma forma que un gran número de hoteles de Las Vegas se han decantado por ofrecer paquetes orientados a las mancation, también están surgiendo las estancias diseñadas exclusivamente para grupos de mujeres, que se escapan unos días de la vida familiar para cargar pilas, celebrar una despedida de soltera (o un divorcio, algo que también está muy de moda en EEUU) o simplemente pasar un fin de semana alocado.

Al igual que en el caso opuesto, existen diferentes opciones según los gustos y motivaciones. De cualquier forma, la mayoría de aventuras comienzan igual: recogiendo las maletas en el aeropuerto y dirigiéndose al resort elegido en limusina. Antes, no obstante, se tendrá que escoger el hotel de destino, una elección que puede parecer abrumadora en una ciudad con tantas opciones. El consejo que dan en Las Vegas es investigar previamente un poco (en páginas web como www.visitlasvegas.com, por ejemplo, con traducción en castellano) para determinar qué plan se adapta a los gustos y presupuesto de cada persona.

Sin embargo, el mayor número de ofertas dirigidas al público femenino se centran en especial en el relax y el cuidado del cuerpo, como es el caso de los paquetes diseñados por los hoteles Wynn Las Vegas, The Four Seasons Las Vegas o el Ritz-Carlton at Lake Las Vegas. Otra opción es alojarse en establecimientos con un estilo más depurado de lo que es habitual en la ciudad, como el Mandalay Bay, el MGM Grand o el Flamingo Las Vegas, con suites de auténtico lujo.

TRATAMIENTOS EN ORO

A partir de aquí, Las Vegas abre un enorme abanico de posibilidades que, por supuesto, también incluyen noches en el casino y madrugadas en la discoteca. Aunque tras una noche de desenfreno, el spa suele ser el destino con mayor éxito. Los huéspedes del Belagio pueden disfrutar de un pack especial con masajes de aromaterapia y exfoliación en duchas de Vichy. Algo menos convencional es la propuesta del Wet Spa at TI, donde es posible sumergirse en tratamientos estéticos de oro. Por su parte, el Qua Bath and Spa, abierto recientemente en el Caesar’s Palace, introduce un nuevo concepto llamado a hacer fortuna, el Social Spa, en el que las confortables instalaciones se convierten también en un agradable lugar de tertulia, gracias a espacios como la sala Artic Ice o el salón de té.