EL FRÍO Y HÚMEDO exterior se combate con el calor del interior del Balmoral, el cual como cada año por estas fechas despliega un amplio programa navideño repleto de actividades, cenas degustación y tratamientos de cuerpo y alma en su spa para estar a punto en una de las noches más mágicas del año. Este año, por ejemplo, ofrece para sus clientes más exigentes una exclusiva propuesta para los últimos días de diciembre. Bajo el título de Balmoral Festive Experience, el huésped encontrará un programa de estancia para dos noches en una habitación de lujo con un contundente desayuno escocés, uso de su magnífico spa (tratamientos con coste adicional) y, obviamente, la gala de fin de año que comenzará con una recepción seguida de champán y aperitivo y una cena degustación con cinco platos creada por su chef, Jeff Bland, estrella Michelin y a cargo de los fogones del principal restaurante del Balmoral, el Number One. Como colofón, fiesta con música en vivo, más champán y a media noche el privilegio de ver los fuegos artificiales del castillo de Edimburgo desde el propio hotel.

Construido en 1895 por W. Hamilton Beattie y A. R. Scout comenzó llamándose The North British Station Hotel por ser propiedad de la compañía de ferrocarriles británicos del mismo nombre. El hotel abrió sus puertas en 1905 y ahí comenzó su leyenda. Una curiosidad: desde el principio, el reloj de su torre se retrasó dos minutos para que la gente no perdiera el tren. Esa costumbre pasó a ser tradición y hoy en día el reloj sigue dando la hora con dos minutos de retraso salvo en Nochevieja, que se pone en hora para entrar correctamente en el nuevo año y volver a retrasarse a partir de la madrugada.

Durante todo el siglo XX el hotel alojó a un grupo selecto de personalidades que abarcó desde la Reina Madre, que solía acudir al Balmoral a comer un delicioso cordero, Sofía Loren, Elizabeth Taylor o sir Paul McCartney. En 1997 fue adquirido por sir Rocco Forte pasando a ser el primer hotel de la nueva compañía creada entonces, The Rocco Forte Collection y que, 11 años después, no solo el Balmoral sino la totalidad de los 11 hoteles que componen la cadena en la actualidad, figuran entre los mejores del mundo.

EQUILIBRIO PERFECTO

Pero, volviendo al Balmoral, desde 1997 toda una revolución ha ocurrido dentro de sus muros. En 2003 su chef, Jeff Bland, fue galardonado con una estrella Michelin por su sabiduría al frente del Number One. En 2004 Olga Polizzi, hermana de sir Rocco reformó completamente el hotel imprimiéndole el sello característico de la compañía, una mágica y sabia combinación entre la grandeza del pasado escocés y la vanguardia más elegante, en un equilibrio único y perfecto.

+ Fiesta

Los huéspedes pueden descansar a cuerpo de rey en el establecimiento y disfrutar de la música y los bailes tradicionales escocese.

Hoy en día es todo un referente en Edimburgo, incluso la escritora J. K. Rowling acabó en 2007 la saga de Harry Potter en una suite, la 552, que lleva su nombre… y es que el Balmoral está al servicio de los genios porque eso son todos sus clientes y como tales son tratados.

Los precios varían en función del tipo de habitación y del número de noches. Ofrecen varios paquetes con distintas opciones tanto para Navidad como fin de año que se pueden encontrar entrando en el el enlace http://www.thebalmoralhotel. com/pdfs/event_brochure.pdf. Para consular los precios del Hotel Balmoral o cualquiera de los hoteles de la cadena de The Rocco Forte Collection en otros periodos del año, lo mejor es consultar su web: www.roccofortecollection.com.

www.visitbritain.es

www.thebalmoralhotel.com