ok2 copia

Es una de las fechas más esperadas del año, por eso merece la pena celebrarla por todo lo alto, y para ello que mejor que despedir el 2015 desde las nuevas suites del Hotel Avenida Palace.

Ubicadas en la planta diez de este emblemático hotel de la ciudad condal, las espectaculares suites Sagrada Familia y Tibidabo destacan por sus increíbles vistas sobre Barcelona y por su cuidad decoración, con muebles únicos de época y piezas exclusivas, procedentes la mayoría de países exóticos como la India, Mongolia, Tailandia y Marruecos.

La suite Sagrada Família hace honor a su nombre por estar orientada precisamente hacia el famoso Templo Expiatorio. Un telescopio, situado estratégicamente en la estancia acerca la Sagrada Familia a la palma de la mano. Por su parte, la suite Tibidabo dispone de una terraza que hace disfrutar de las vistas tanto de la montaña del Tibidabo como la de Montjuic. En el baño de esta habitación destaca una gran bañera, diseño de Phillippe Starck.

Así, para despedir el año y dar la bienvenida al siguiente el Hotel Avenida Palace propone un menú especial a base de degustación de cremita de ceps, fondo de dados caramelizados, ensalada de medallones de bogavante y langostinos con vinagreta de trufa negra, paletilla de cabrito al estilo Aranda en su jugo y como postre, top de tres chocolates sobre fondo de coulis de fresa.

Todo ello regado con los mejores vinos y cavas, sin olvidar las uvas de la suerte, el cotillón con barra libre, dj y baile y mini resopón dulce y salado.

Mesa Noche 1

 

Un Hotel con historia

1952 fue testigo del nacimiento de un gran hotel: el Avenida Palace. Este emblemático establecimiento se construyó en el lugar en el que estaba situado el mítico salón de té y restaurante Casa Llibre. Su inauguración contó con la presencia de numerosas personalidades de la vida política, cultural y social de la época, entre las que destacó el obispo Modrego, encargado de inaugurarlo.

Su carácter elegante y señorial lo han convertido, a lo largo de los años, en el elegido por muchas celebridades que han visitado la ciudad. Ernest Hemingway, Joan Miró, Lizza Minnelli, han sido algunas, sólo algunas, de las innumerables personalidades que han sido huéspedes del hotel.

Pero sin lugar a dudas, la visita que más expectación generó fue la de los Beatles, (unos “jóvenes, alegres y llenos de vida” según el Sr. Rojas, jefe de recepción en aquel 1965) que llegaban a Barcelona para dar el último concierto de su gira europea, en la plaza de toros Monumental, un histórico 3 de julio de 1965. En su honor se bautizó a la suite que ocuparon “Beatles Suite”.

Desde sus primeros días, el hotel se integró en la estructura arquitectónica de la Gran Vía barcelonesa, incorporándose a ella como un nuevo símbolo que perdura en el tiempo.