Finlandia es un auténtico paraíso para los amantes de los deportes blancos. El abanico de posibilidades contempla la práctica del esquí –en sus modalidades de alpino y nórdico [fondo]–, y el snowboard, participar en un safari a bordo de un trineo tirado por perros o a lomos de una moto de nieve, e incluso patinar o pescar en el hielo. La temporada invernal en Finlandia ofrece numerosas propuestas, a cual más atractiva. Todas ellas se desarrollan en entornos naturales teñidos de paisajes espectaculares. Veamos dos ejemplos.

Los amantes de la nieve y del esquí pueden disfrutar de ambos en las numerosas pistas que existen en la región de Kuusamo. Y no solo durante el día, sino también de noche. Situada al sur del Círculo Polar Ártico, Kuusamo comprende un área de increíble belleza natural con paisajes de árboles cubiertos de nieve y lagos congelados. Cuenta con instalaciones cinco estrellas en torno a las estaciones de esquí Iso-Syöte y, sobre todo, en Ruka, considerada una de las más importantes de Finlandia.

Ruka dispone de 28 pistas, un trazado de esquí acrobático tipo mogul, varias superpipe, y, para los incondicionales del snowboard, calles con saltos y barandillas. Además, uno de sus principales atractivos es que cuenta con más de 500 kilómetros de pistas de esquí nórdico para todos los niveles y gustos, de los cuales, 40 kilómetros están iluminados para poder seguir practicando esta especialidad aunque no haya luz solar.

Aquellos que empiecen a mostrar síntomas de fatiga durante la travesía nórdica encontrarán varios cafés para calentarse y descansar. Algunos, incluso, ofrecen la posibilidad de encargar la comida para no tener que desviarse de la ruta para comer. La temporada de esquí en Ruka y Kuusamo comienza en torno al 21 de octubre y termina a finales de mayo.

Caminar sobre las aguas. Además de calzarse los esquís o la tabla de snowboard para deslizarse por la nieve, también existe la posibilidad de ponerse unos patines para caminar sobre el hielo. Y es que caminar sobre las aguas adquiere un nuevo significado en Finlandia. La temporada de Tour Skating en el país escandinavo comienza en enero y dura hasta abril y, en el conocido erróneamente como el país de los mil lagos, cerca de 200.000 de estos y miles de kilómetros de costa, permiten disfrutar de Finlandia de una forma completamente distinta, patinando sobre hielo y dejando que el aire puro del norte refresque todos los sentidos.

La llegada de la Navidad a tierras finlandesas no solo significa Papá Noel, sino también el comienzo de la temporada de una de las modalidades deportivas más populares por estos lares: el patinaje sobre hielo. Finlandia es uno de los pocos países de Europa por los que se puede patinar sobre hielo atravesando un archipiélago de isla a isla a través del mismo mar. Así, se puede cruzar por el Báltico de isla a isla del archipiélago de Aland con unos patines y dejarse deslizar sobre la inmensidad del mar azul.

También en el interior del país, en Savonlinna, se puede realizar la ruta de patinaje más larga sobre el lago Saimaa, el más grande de Finlandia, atravesando el Parque Nacional de Linnansaari en rutas de entre 20 y 40 kilómetros.

Además, en Kuopio (a unos 300 kilómetros de Tampere), se realiza cada año un maratón sobre hielo que cumplirá su edición número 30 este año, y durante el que se llevan a cabo diversas actividades paralelas como el patinaje bajo la luz de la luna o una carrera para niños.

En definitiva, el patinaje representa toda una experiencia que merece la pena vivir o, por lo menos, presenciar. Existe la posibilidad de realizar rutas guiadas a través del Parque Nacional de Linnansaari por 8 euros/día y 30 euros la temporada. La tarifa para los niños de entre 12 y 16 años reduce el precio a la mitad y los menores de 12 años pueden patinar gratis. Además, el alquiler del equipo incluye cuota de ruta.

Contrastes. Esquiar de noche o patinar sobre hielo bien valen un viaje a Finlandia. Ambas propuestas permiten vivir experiencias únicas, aunque la visita no debería pasar por alto la oportunidad de descubrir otras facetas de un país de contrastes, como las cuatro estaciones, el sol de medianoche y la oscuridad invernal, lo urbano y lo rural, el este y el oeste, y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes.

 

Texto Julio Maya

 

Más información:

www.visitfinland.com