CUANDO LA NIEVE SE FUNDE y la primavera tiñe de verde y azul las tierras finlandesas varios elementos se conjugan para ofrecer un paisaje y unos atractivos incomparables: bosques sin fin, decenas de miles de lagos de innumerables formas y tamaños, centenares de kilómetros de costa, cientos de miles de islas y un número muy importante de cabañas que se reparten por toda su geografía. Es el momento de empaparse de naturaleza, de practicar toda clase de deportes y de disfrutar de un aire limpio y transparente y de un sol que se resiste a ponerse. En Finlandia existen actualmente unas 5.000 cabañas de alquiler distribuidas por casi todas las regiones, con muy diversos tipos y capacidades y con el denominador casi común de contar con una sauna. Se trata de cabañas que forman parte de complejos vacacionales o de un conjunto hotelero o que tienen carácter privado y se levantan en su propio terreno e incluyen embarcación, barca de remos y, por supuesto, sauna. Cualquiera de estas modalidades resulta ideal para unos días de descanso o unas vacaciones muy especiales.

LAS POSIBILIDADES
Las aficiones de cada persona son importantes a la hora de elegir el emplazamiento de la cabaña, porque Finlandia es un país grande y diverso y las posibilidades, por tanto, muy diversas. Si lo que se pretende es combinar la estancia con visitas culturales a las ciudades más importantes, lo recomendable son la zona sur, la costa oeste y el centro del país, lo que incluye la visita a Helsinki, la capital, y el maravilloso archipiélago de Turku con sus 20.000 islas. Si, por el contrario, lo que se pretende encontrar es naturaleza salvaje, grandes espacios vacíos y largos paseos por los bosques, lo ideal son Karelia del Norte y Laponia, con sus inmensos bosques, sus aguas bravas, su flora y su fauna con especies únicas. Y todo ello sin olvidar que en Laponia, un territorio realmente aparte del mundo, viven muchos más renos que personas.

LA REGIÓN DE LOS LAGOS
Finlandia cuenta, nada más y nada menos, que con 187.000 lagos. La llamada Región de los Lagos, en la zona centro y centro-este, constituye un impresionante laberinto de tierras y aguas al que se añade el atractivo de una amplia oferta de actividades y de lugares de interés cultural y la posibilidad de realizar un crucero por los lagos. Allí, a 400 kilómetros de Helsinki, se encuentra la ciudad de Kuopio, con una plaza del mercado que es parada obligatoria para disfrutar de los tenderetes con comida, ropa y artesanía y con un puerto lleno de vitalidad. En la ladera de la colina Puijo se levanta una torre de 75 metros que ofrece un panorama único, unas puestas de sol inigualables o la magnificencia del sol de medianoche. Para los amantes de la cultura la estancia en Kuopio debe incluir, sin duda, la visita de la catedral neoclásica luterana, la catedral ortodoxa de San Nicolás o el templo de Leppävirta, sin olvidar el museo Old Kuopio con su paseo al aire libre por la historia de la región de través de una amplia muestra de casas. Y, en sus alrededores, miles de lagos, con el Kallavesi como referencia, ofrecen múltiples posibilidades, desde la pesca a las excursiones a pie o en barco, incluyendo, por ejemplo, un crucero hasta la bella ciudad de Savonlinna. La degustación de la cocina tradicional constituye un buen remate de la oferta, un remate que incluye el kalakukko, un típico pastel de pescado. A sólo 60 kilómetros de Kuopio se encuentra el centro vacacional de Tahko, una importante estación de esquí que, al llegar el buen tiempo ofrece múltiples actividades náuticas, golf, equitación y bicicleta, escalada o rafting. Y todo ello sin olvidar instalaciones como piscina, yacuzi, masajes, un incomparable campo de golf y, por supuesto, sauna.