EL DEPORTE y Garmisch-Partenkirchen forman un matrimonio bien avenido. Esquí alpino, esquí de fondo, hockey sobre hielo, patinaje, piragüismo, parapente, bicicleta de montaña, escalada, senderismo… Cualquier época del año es propicia para disfrutar de las actividades deportivas en esta ciudad alemana situada junto al impresionante macizo del Zugspitze, la cumbre más alta de Alemania con sus 2.962 metros de altura. Pero si un acontecimiento deportivo ha hecho famoso el nombre de la población de la Alta Baviera a nivel mundial es la tradicional competición internacional de saltos de esquí que se celebra el día de Año Nuevo en la legendaria estación de Kandahar, que el 1 de enero del 2009 estrenará su nueva y espectacular rampa olímpica. Sin embargo, la que fuera sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 1936 no solo atrae por la gran cantidad de acontecimientos deportivos que organiza, sino también por su singular belleza natural, su apretado programa cultural y el estilo de vida bávaro. El municipio también alberga algunos de los mejores balnearios de aguas termales y wellness. PUNTOS DE INTERÉS El paisaje alpino depara al visitante una gran variedad de hermosas vistas tanto en verano como en invierno. Una de las propuestas más atractivas es la excursión por las cataratas y los rápidos de la garganta del río Partnach, de donde parten numerosas rutas por los alrededores de Garmisch-Partenkirchen, como la senda que conduce a la Casa Real de Schachen, en la que residió el rey Luis II. Otros puntos de interés son los paseos a través de la Frühlingsstrasse en Garmisch y de la histórica Ludwigstrasse en Partenkirchen. Aquí, las fachadas de las casas cuentan historias de sus habitantes, de sus oficios, de sus costumbres y también de la región. La cultura es otro de los pilares que sustentan el atractivo de la localidad alemana. Entre los actos más relevantes que se celebran en Garmisch-Partenkirchen destaca el Richard Strauss Festival, que tiene lugar en la época estival. El espectáculo rinde homenaje al célebre compositor que estableció su residencia en la ciudad bávara y se inspiró en el Zugspitze para componer su archiconocida Sinfonía alpina. El Festival de Músicas Militares, de carácter bienal, y la variada programación de los numerosos teatros, pequeños escenarios y salas populares completan una agenda cultural de gran nivel que harán las delicias de los espectadores. Las avenidas y calles de la encantadora población del valle de Loisach de la Alta Baviera transmiten el estilo de vida tradicional bávaro que se mezcla con el ambiente más internacional. Hoteles, restaurantes, bares, tiendas y comercios de artesanía local dispensan al visitante una cordial bienvenida. Este afable recibimiento también se encuentra en las gentes de Garmisch- Partenkirchen, que no dudan lo más mínimo en entablar conversación con los recién llegados. Cualquier lugareño aconsejará al viajero visitar el santuario de San Antón, la iglesia parroquial de estilo rococó de St. Martin, la vieja iglesia gótica Alte Kirche, adornada con frescos originales, recorrer el camino de Kramerplateauweg, atravesar el bosque en trineo o a caballo y, sobre todo, disfrutar de la naturaleza, la montaña y las excelentes vistas que proporciona el paisaje alpino. No obstante, Garmisch-Partenkirchen forma parte del selecto club Best of the Alps, que incluye 12 lugares emblemáticos de los Alpes clásicos. Pero no todo acaba aquí. La región de Baviera dispone de una ruta de balnearios muy saludable. Además, muy cerca de Garmisch-Partenkirchen se encuentra Oberammergau, conocido por su peculiar escenificación de la pasión de Cristo, el palacio de Linderhof y el castillo de cuento de hadas de Neuschwanstein. Otra alternativa es hacer una rápida escapada a la capital del estado, Múnich, a la que se puede llegar en tan solo 40 minutos en coche.