Comer en las diferentes comarcas de Girona es todo un auténtico festival para los sentidos. Esta zona de gran dinamismo culinario goza de una posición geográfica excelente, que le permite disponer de una gran variedad gastronómica con materias primas de excelente calidad, como las carnes de caza, las setas, los productos frescos procedentes del mar de la Costa Brava, o la cocina volcánica de la Garrotxa.

Girona cuenta además con 16 reputados chefs galardonados con 20 estrellas Michelin, convirtiéndola así en la provincia española que más reconocimientos a su cocina atesora, reflejo de la exquisita combinación entre tradición culinaria y espíritu creativo.

Comer en algunos de estos reputados restaurantes es toda una experiencia gastronómica altamente recomendable. Algunos de ellos cuentan con listas de espera de semanas, o incluso meses, como en el caso del famoso Les Cols de Olot, una antigua casa pairal transformada en un moderno restaurante y hotel de diseño. Dos estrellas Michelin reconocen el trabajo de la chef Fina Puigdevall, que ha sabido reinterpretar magistralmente la cocina de la región. Igualmente, el chef Francesc Rovira, del restaurante con estrella Michelin Fonda Cal Xesc, apuesta por la cocina casera donde productos de la zona como las setas y las carnes de caza son las grandes protagonistas de esta encantadora fonda de Gombrèn. Por otro lado, el restaurante de Arbúcies Les Magnòlies, galardonado con una estrella Michelin, ofrece una cocina moderna y muy original, en una preciosa torre totalmente reformada, de 1871, propiedad de Isidre Frarera y su mujer Roser Gumà.

plat21