SI DEL DICHO AL HECHO va un trecho, no se queden con esa copla cuando oigan hablar del Golf Hotel Guadalmina. Ni trecho ni cachito, los elogios son así, como los oyen. Les dirán que es un lugar con estilo, confortable y con un toque de distinción. También les hablarán de un servicio de atención al cliente de primera calidad y de productos hoteleros exquisitos. Aunque quizás les mientan…, o no. Lo mejor es tomar una postura empírica y poner rumbo a Marbella, en la provincia de Málaga, para pasar unos días en este complejo rodeado por el Mediterráneo y tres campos de golf de gran calidad. En 1933, Norberto Goizueta, un empresario vasco, adquirió la finca que hoy ocupa el Golf Hotel Guadalmina. Durante la guerra civil, se trasladó a Inglaterra donde adquirió la pasión por el golf. A su vuelta inauguró, en 1952, el hotel tal y como hoy se conoce que, con los años, fue aumentando el número de campos de golf y la calidad de sus instalaciones. En 1992 se convirtió en el mayor complejo golfístico de la Costa del Sol, con dos campos de 18 hoyos y uno de nueve con par tres. En el año 1998 inició una renovación, manteniendo el espíritu tradicional que le caracteriza, para cubrir todas las necesidades de sus clientes. Todas las 180 habitaciones del Golf Hotel Guadalmina, que fueron renovadas en el 2002, están decoradas al estilo andaluz con extraordinarias vistas. Disponen de una terraza espaciosa con vista al mar o al jardín. Las habitaciones incluyen, entre otros servicios, aire acondicionado, televisión vía satélite, secador de pelo, minibar y caja de seguridad. RESTAURACIÓN DE CALIDAD El complejo, que cuenta con piscina y varias salas de reuniones, ofrece a sus clientes un cuidado servicio de restauración en el que destaca, ante todo, su calidad. Cuenta con dos restaurantes: La Terraza y el Beach Club. El primero ofrece lo mejor de la cocina tradicional y está situado frente al mar con unas vistas privilegiadas. Es perfecto para celebrar comidas de negocios, banquetes de boda o celebraciones familiares. El Beach Club triunfa en verano con la paella, el marisco y los pescados. El Hotel Golf Guadalmina es el lugar ideal tanto para hablar de negocios, practicar con el swing o pasar unos días de relax en pareja.