SI EXISTE ALGÚN

 lugar en el mundo donde pueden vivir hadas, sirenas, duen- des, elfos y almas errantes es en Bretaña. Las extensas costas y los sombríos bos- ques quedan sucumbidos por una miste- riosa luz que transforma los paisajes y ali- menta las leyendas, forjadas siglos atrás por los habitantes de un gran reino celta que se extendía a ambos lados del canal de la Mancha. De esta manera, el viajero que se aden- tra por estas tierras queda atrapado por un mundo paralelo donde la imaginación se mezcla con los castillos, megalitos y atalayas que se cruzan por el camino y que hacen factibles las historias que ha- blan del Rey Arturo y su Tabla Redonda, de la búsqueda del Santo Grial y del ma- go Merlín campando a sus anchas por el actual bosque de Paimpont. Luchas ca- ballerescas y lugares secretos como Áva- lon, que bien podría ser la isla de Aval cer- ca de Pleumeur-Bodou. Tres personajes insólitos protagonizan el cúmulo de leyendas célticas que tienen la Bretaña francesa como paisaje princi- pal. Las hadas, dueñas del destino, fre- cuentan los bosques y las orillas con su varita mágica y sus talismanes, algunas con fines benéficos, otras con intenciones malvadas. Esta región de largas costas y multitud de islas e islotes es también el destino favorito de esas bellas mujeres de largos cabellos y cola de pez: las sirenas. Algunos habitantes cuentan como han oído sus cantos en la bahía de la Fresnaye, en el malecón de Sein y de Sept-Iles, en Trégor, en el ar- chipiélago de Glénan. Algunas, como Ma- rie-Morgan, embaucan a los pescadores en la bahía de Douarnenez y a los mari- neros en Iroise para llevarlos hasta su pa- lacio submarino. Otro de los personajes de leyenda que recorren las tierras de la Bretaña son los llamados kerrings, duen- decillos dados a las travesuras y que vi- ven agazapados en los bosques.

GRANDES LEYENDAS

Pero las grandes historias, las que hablan de amor y odio, son sobre todo dos. La primera es la que hace referencia a la ciu- dad de Ys, construida por el rey de Cor- nouaille para su hija Dahut y que se en- contraría en la actual región de Finistère, frente a Douarnenez. La riqueza y la li- bertad reinaban en esta población, situa- da a un nivel inferior del mar y protegida por un dique. Pero la misma ambición y desenfreno de Dahut que convirtió Ys en la ciudad más rica y poderosa de Breta- ña propició su desaparición bajo las aguas. No obstante, la leyenda augura que un día la ciudad renacerá más bella y encanta- dora que nunca.

Bretaña es el escenariode todo tipode historias y leyendas de origen celta

El otro relato es la historia de Tristán e Isolda, que tiene lugar en la punta de Pen- marc’h. Tristán es en- viado a Irlanda por su tío, el rey de Cornouaille, para acompañar a Isolda, fu- tura reina. En el barco, ambos beben por error una poción destinada a crear un amor inalterable. Lógicamente, el rey se entera y Tristán debe huir. Después de re- sultar herido en una batalla, sabe que só- o la presencia de su amada le podrá sal- var. Pero los celos y los engaños de terce- ras personas evitará la reunión entre los dos y Tristán morirá de dolor en la zona sur del reino, es decir, en Bretaña. Historias y leyendas, ¿verdad o menti- ra? En el fondo, qué más da. Visitar Bre- taña no es sólo disfrutar de sus paisajes, de su mar, de sus pueblos con carácter y de su gastronomía. Es también un viaje a través de sus tradiciones, fundamenta- es para comprender una tierra que invi- ta a la fabulación.

TEXTO EDUARD PALOMARES

 

<a href=”http://www.franceguide.com”>www.franceguide.com<a href=”http://www.vacaciones-bretana.com”>www.vacaciones-bretana.com
Tel. reservas: 900.96.33.80