TODO EL MUNDO sabe que Gran Bretaña es la cuna del fútbol y el rugbi. La pasión con la que viven los británicos estos y otros deportes, como el golf, es digna de estudio. Asistir en directo a un acontecimiento deportivo en las islas supone recrear una experiencia religiosa. Pero no todo se mueve en torno a una pelota, ya sea redonda u ovalada. En Gran Bretaña cada vez son más populares los deportes de aventura, como la escalada, el balsismo y el todavía desconocido zorbing. Aunque para los británicos no hay límite a la hora de hacer ejercicio: correr detrás de un queso colina abajo, bucear en una charca embarrada o lanzar un tronco de más de ocho metros como si fuera una jabalina son aficiones muy arraigadas en el país. El fútbol, sin discusión, es el deporte rey en las islas. El éxito de los equipos de la Premier League en la última edición de la Champions ha revitalizado el fervor de los hinchas. El espectáculo que ofrecen las gradas de los campos británicos es único. Los grandes equipos ofrecen visitas guiadas por el interior de los estadios (www.premierleague.com). Asimismo, la final española de la Copa de la UEFA celebrada en Glasgow y la inauguración del mítico Wembley centraron el interés futbolístico mundial (www.wembleystadium.com). La 136ª edición del legendario Open Británico, que este año se desarrolló por los greens del campo de Carnoustie (Escocia) acaparó la atención de los aficionados al golf, un deporte muy practicado en las islas. No obstante, Gran Bretaña cuenta con más de 3.000 campos (www.golfvacationsuk.com). El Millenium Stadium de Cardiff (Gales) y el Murrayfield de Edimburgo (Escocia) tienen previsto acoger algunos de los partidos de la Copa del Mundo de Rugbi, que se celebrará en Francia del 7 de septiembre al 20 de octubre. Los encuentros son la excusa perfecta para conocer los rincones más bellos y emblemáticos de las tierras galesas y escocesas (www.rugbyworldcup.com).

COMPETICIONES POPULARES

No queda más remedio que vestir el kilt (la popular falda escocesa) para competir en el lanzamiento de tronco (Caber Toss) o en el de martillo escocés (Scottish Hammer Throw). Estas y otras modalidades deportivas forman parte de los Highland Games, un acontecimiento popular que se celebra durante todo el año en Escocia y en el que participan miles de escoceses en una mezcla de herencia céltica y orgullo nacional (www.visitscotland.com). De la celebración de estas pruebas y retos deportivos que ponderan el valor y la fuerza en las tierras altas de Escocia ya se tenía constancia desde mediados del siglo XI. Por extrañas que parezcan, no menos divertidas resultan algunas actividades como la Cheese Rolling, la carrera de quesos de Cooper’s Hill, un paraje situado entre Gloucester y Chilton al oeste de Inglaterra, que cada año atrae a miles de visitantes para disfrutar con los intrépidos lanzadores de quesos (www.cheese-rolling.co.uk). En Llanwrtyd Wells (Gales), el pueblo más pequeño de Gran Bretaña, hay una ciénaga llena de barro donde cada agosto se citan valientes nadadores para completar un recorrido de 60 yardas (55 metros) con la única ayuda de un tubo de buceo. El fango no logra arredrar a los participantes (http://llanwrtyd-wells.powys.org.uk/).