DESLUMBRANTE. Así es el nuevo Hotel Gran Meliá Palacio de Isora, situado en un enclave privilegiado de Tenerife, con el océano Atlántico a sus pies, la isla de La Gomera al frente y el Teide a su espalda. Concebido como un gran palacio abierto al mar, el arquitecto Álvaro Sans ha construido un edificio contemporáneo con elementos convencionales coloniales de las islas Canarias que le confieren una imagen espectacular integrada en el entorno natural y cultural canario. Todos los espacios se han diseñado para que el huésped encuentre la armonía perfecta. La plaza Atlántica es el corazón del hotel y en ella destacan esculturas contemporáneas, estanques y fuentes únicos en Canarias. La propuesta de alojamiento del Gran Meliá Palacio de Isora ofrece un servicio del más alto nivel. Las habitaciones cuentan con todo lujo de detalles para garantizar el máximo confort de los huéspedes. El hotel dispone de una piscina en forma de lago, de 260 metros de longitud y 5.000 metros cuadrados de superficie, que constituye una de las piletas más grandes de la Europa meridional. A esta magnífica instalación hay que sumar otras cinco piscinas –tres para adultos y dos infantiles–, jardines subtropicales, lagos con peces y flora autóctona de las islas, y una pequeña playa privada con lagunas de roca. SERVICIOS ADICIONALES La gastronomía ocupa un lugar destacado entre los servicios del Gran Meliá Palacio de Isora. Un total de seis restaurantes –entre ellos el renombrado Calima, en manos del chef Dani García, poseedor de dos estrellas Michelin– componen una exquisita sinfonía de sabores, aromas y colores. Una propuesta culinaria elaborada, actual y divertida capaz de satisfacer el paladar de los gurmets más exigentes. La selecta oferta restauradora se completa con cinco bares y una vinotera. Para revitalizar cuerpo y mente, el hotel dispone del Yhi Spa, un oasis de 2.000 metros cuadrados para vivir una experiencia trascendental gracias a un amplio menú de tratamientos profesionales y modernos equipos de ejercicio. La instalación incluye zona de spa cubierto, club de salud y gimnasio, centro ritual de agua, compuesto de sauna, vapor de hierbas, duchas termales, con esencias y cromoterapaéuticas, yacusi y baños bitermales para los pies, además del eco-spa, un espacio exclusivo que alberga un jardín zen de meditación, cabañas y cabinas para tratamientos al aire libre. Para los amantes del deporte, el hotel ha creado un edificio independiente con dos pistas de tenis, dos canchas de pádel y un simulador de golf. Además, el Gran Meliá Palacio de Isora ofrece casi 3.000 metros cuadrados de espacios flexibles para la celebración de eventos, congresos, convenciones e incentivos.