Hotel Casa Anamaría

Hace un año se inauguraba este privilegiado espacio en el corazón del Pla de l’Estany

Texto: Alberto González

Es un sobrino del expresidente francés François Mitterrand (Olivier Mitterrand) quien se encuentra tras este oasis de lujo y descanso, en el corazón del Pla de l’Estany (Girona). En el año 2008 comenzaron las obras del Hotel Casa Anamaría, pero no fue hasta hace poco más de un año que se inauguró el establecimiento, entre bosques y verdes prados. La demora está justificada, en parte, por el reto tecnológico que suponía la construcción de los cimientos del hotel, que dobla su altura en el subsuelo. Allí abajo se oculta un entresijo de máquinas, resistencias y canalizaciones; el despliegue necesario que le convierte en el primer hotel de España que se autoabastece energé- ticamente (climatización y agua caliente sanitaria) gracias a la geotermia.

Junto al hotel –que es de nueva construcción y tiene 16 habitaciones de ensueño, desde las suites estándar a la habitación Anamaría, con una decoración diferenciada y una gran terraza– se encuentra la antigua masía (original del siglo XIV pero completamente reformada), con seis estancias más, una casita anexa con tres habitaciones y el pajar, reservado para la celebración de convenciones, fiestas o reuniones de empresa. Los espacios quedan unificados por una decoración romántica y detallista, con cierto toque afrancesado, muy al gusto de la propiedad.

Y sin embargo, el encanto del lugar se multiplica –si cabe– en los exteriores: amplios jardines cuidados hasta el mínimo detalle, con árboles, flores, fuentes, terrazas y pequeños recovecos chill out, donde leer un libro o perder la mirada hacia la nada.

Junto a los jardines se extiende el huerto, con gran parte de los ingredientes que dan pie a una carta sana y creativa. Cocina de máxima proximidad, por tanto, con un toque de sofisticación, que el huésped puede degustar en el restaurante Can Motes o en el pool bar, junto a la relajante piscina, de 25 metros de longitud.

El espá, que puede reservarse por una única pareja, es otro de los aspectos que convierte al hotel en una de las experiencias más exclusivas de la provincia de Girona.

EL SÍ QUIERO. Las bodas son otra de las especialidades del lugar. Para su celebración, se diseñan planes flexibles y personalizados, en función de las necesidades de cada pareja, pero siempre garantizando la máxima privacidad. Por tanto, es posible alquilar el hotel, la masía, el pajar, las terrazas o los jardines. En cuanto al cátering, puede ser realizado por el equipo de cocina del hotel, pero también existe la posibilidad de concertar un menú con otros reconocidos restaurantes, como El Celler de Can Roca, Can Jubany o El Ginjoler, entre otros.

LLEGADA EN HELICÓPTERO. “Entre los proyectos que el Hotel Casa Anamaría implementará próximamente está la construcción de las pistas de pádel [las de tenis funcionan desde la inauguración], un helipuerto –para los clientes que lleguen por aire– y una gran obra escultórica de 36 metros de largo [firmada por Marta Pan], que servirá de escenario para la celebración de conciertos, obras de teatro u otros espectáculos”, explica la directora del hotel, Cristina Masferrer. “Buscamos establecer vínculos con propuestas culturales y gastronómicas de la zona para ofrecer a los huéspedes experiencias reales y únicas”, concluye.