L HOTEL CIPRIANI, uno de los más famosos del mundo, está situado entre frondosos y aromáticos jardines en la isla de Guidecca, y goza de espectaculares vistas, desde la entrada al Gran Canal hasta la plaza de San Marcos. Creados para brindar la mejor hospitalidad veneciana, el Cipriani, el Palazzo Vendramin y Palazzetto ofrecen el alojamiento más lujoso, el servicio más atento y la cocina más galardonada. Abierto como hotel en 1958 por el famoso restaurador Giuseppe Cipriani, el Cipriani disfrutó de una inmediata y excelente acogida, conquistando a los viajeros internacionales más exigentes por su exclusivo refugio en una de las ciudades más hermosas del mundo. Entre los exuberantes jardines se encuentra la piscina olímpica y las pistas de tenis y, todo ello, separado por galerías y caminos tapizados de jazmines que ayudan a sentir la relajada atmósfera de esta finca privada. El diseñador parisino Gérard Gallet seleccionó exquisitos tejidos y elegantes muebles para destacar las extraordinarias vistas de la laguna, palacio San Giorgio y los viñedos de Casanova. Además, cada una de las 104 habitaciones y suites disponen de todos los adelantos modernos, aire acondicionado, mini bar, baños de mármol, secador de pelo, televisión por satélite y cajas de seguridad. El adjunto Palazzo Vendramin es una residencia del siglo XV unida al Hotel Cipriani por un antiguo patio y por una galería de flores. Estos apartamentos ofrecen diferentes combinaciones, desde habitaciones individuales a suites dobles, con un vestíbulo de acceso privado, íntimo salón, dos dormitorios y dos baños. El servicio de mayordomo privado combina la legendaria cocina y servicio del Hotel Cipriani con la más exquisita atención personalizada. Abierto desde abril de 1998, los huéspedes pueden disfrutar del discreto lujo en las cuatro júnior suites y en la suite abuhardillada del Palazzetto. Al igual que el Palazzo Vendramin, el Palazzetto es un testamento de los siglos de historia de Venecia. Construido en el siglo XVI por la familia aristocrática Nani-Barbaro, cuenta con las mejores vistas del palacio de los Doges a través del canal de Giudecca, y está conectado con el Palazzo Vendramin, con el que comparte su atmósfera relajada, su sencilla elegancia y el discreto servicio de mayordomos privados. En la planta baja se encuentra Cip’s, un nuevo concepto de restaurante todo en uno. Lo más destacado es su terraza de madera flotando sobre el canal con vistas a la plaza de San Marcos. TEXTO JULIO MAYA I destino