AÑO TRAS AÑO ES MÁS FÁCIL y eco- nómico viajar a Irlanda, y hacerlo ahora a Irlanda del Norte no lo es menos. Los vuelos directos que han surgido de la ma- no de una compañía de bajo coste como lo es Jet2.com han puesto al alcance de muchos turistas la oportunidad de cono- cer o volver a visitar esta zona de la Isla Esmeralda, que es como se conoce tam- bién a Irlanda. Seis son los condados que componen esta parte de la isla. Sus 14.139 kilóme- tros cuadrados constituyen un destino i- deal no sólo para pasar unas vacaciones. Sus paisajes, la paz que se puede respi- rar en todos sus condados y que simple- mente queda interrumpida por la música de los festivales que parecen no tener fin, las numerosas actividades que se pueden practicar en todo el territorio y toda la his- toria y cultura que está presente en cual- quier rincón de las numerosas galerías de arte, museos y bibliotecas en las que ha quedado patente, lo han convertido en el lugar perfecto para una simple escapada, dejándose descubrir por el visitante que quiera acercarse hasta aquí. Otro dato importante a tener en cuen- ta es que, según un informe elaborado por Naciones Unidas, Irlanda del Norte ha pasado a convertirse en una de las zonas del mundo con menor índice delictivo, úni- camente superada en el aspecto de la se- guridad por Japón. El país ha sufrido una renovación espectacular, lo que ha im- pulsado a dejar a un lado la vieja idea que la gente tenía de esta parte de la isla. MUCHO MÁS QUE VERDE Y es que en Irlanda del Norte no sólo se pueden encontrar todos los tonos de ver- de imaginables. La gama de colores va más allá y sorprenderá al visitante que va- ya con la idea prefijada de que Irlanda sim- plemente es el país verde. El noreste se caracteriza por las nume- rosas leyendas e historias que se cuen- tan en cada rincón de tiendas y pubs de la zona. Ir es quedarse más de lo planifi- cado, y es que… £hay tanto que ver! La Calzada del Gigante es un conjunto de 40.000 columnas de basalto, que co- mienzan a los pies del acantilado y termi- nan desapareciendo bajo el agua del mar La leyenda cuenta que fue creada por el gigante irlandés Finn MacCool en un rap- to de furia para abrirse camino a través del mar y así poder llegar hasta su ama- da, que se encontraba en la isla de Staf- fa –en Escocia– donde se han encontra- do columnas semejantes. Pero esto es sólo una leyenda, una fábula que forjaron las gentes locales para poder llegar a ima- ginarse los orígenes sobrehumanos de tal fenómeno. Está considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También existen kilómetros de playas de arena blanca que contrastan con los impresio- nantes acantilados, como éste o como en el que se encuentra el castillo de Dunlu- ce, fortificación del clan escocés de los MacDonnells en el siglo XVI. Desde Giant’s Causeway se puede tomar el barco de va- por que lleva hasta la bonita y pequeña ciudad de Bushmills, donde se encuen- tra la destilería del mismo nombre, que lle- va en funcionamiento desde 1608 y cons- tituye la destilería legal de whisky más antigua del mundo. La conocida como región de los lagos es la zona del suroeste. Abundan los ríos, arroyos, bosques, islas, ruinas de casti- llos, antigüedades celtas… El Alto y el Ba- jo Lago Erne nos deja imágenes bellísi- mas, con sus rompecabezas de islas en el interior de ambos lagos. Es la zona per- fecta para los amantes de la navegación y del agua, donde se pueden encontrar puertos deportivos en los que alquilar bar- cas para recorrer los dos lagos, restau- rantes que ofrecen sabroso pescado fres- co e incluso pubs a la orilla del río.

Justo en la confluencia de ambos la- gos, se encuentra la ciudad de Enniski- llen, donde se emplaza la fortaleza de los Maguire de Fermanagh y posterior cuar- tel general del conde de Enniskillen. Su fachada parece sacada de un cuento de hadas, donde imponen sus dos torres ge- melas. Al noroeste de Fermanagh, se en- cuentra el condado de Tyrone, donde des- taca la fábrica de vidrio de Dungannon, cuyos artesanos llevan más de 230 años mostrando su destreza en el pulido y ma- nejo de este material. Otra de las joyas de este condado es la Cruz de Ardboe, una impresionante cruz celta de casi 6 metros de altura, que tiene tallada en 22 paneles escenas bíblicas del nuevo y antiguo tes- tamento. San Patricio se celebra en toda Irlanda, pero es en el sureste, y más concretamen- te en Armagh, donde se puede respirar el verdadero espíritu del patrón de Irlanda. Y es que hacia el año 432 el futuro após- tol desembarcó cerca de este paraje. Hoy, toda la zona es lugar de peregrinaje, ya que en ella se concentran infinidad de si- tios vinculados al apóstol. Además, esta zona se ha convertido en perfecto desti- no para los amantes del golf de Irlanda y de todo el mundo. Toda la isla cuenta con maravillosos campos de golf situados en increíbles em- plazamientos, como el que se encuentra en el Royal County Down, entre la dora- da playa de Tyrella y al pie de las monta- ñas Mournes. Está considerado como una obra maestra del golf. Y después de una jornada de golf no habrá nada como un atardecer en las carreras de caballos o practicar submarinismo en Portaferry. Londonderry, llamada popularmente Derry, aunque también conocida como la ciudad amurallada, es la ciudad europea que mejor conserva sus murallas, cons- truidas entre 1613 y 1618. Son imponen- tes –20 metros de alto por 30 metros de ancho–, con sus casi dos kilómetros de largo total y cuatro puertas de acceso al interior. Dentro de las murallas las opcio- nes son múltiples: el ayuntamiento, lla- mado Guildhall, con unas vidrieras de ex- traordinario valor que ilustran los episodios más destacados de la historia de la ciu- dad; el Museo del Asilo, con una historia conmovedora, ya que en su momento fue construido para 800 pobres, pero en los peores momentos de la historia de Irlan- da tuvo que dar cobijo bajo sus muros amás de 2.000 personas; la catedral an- glicana de St. Columb, el edificio con más historia de Derry, datada en 1633. Y si lo que se busca es diversión… estará tam- bién asegurada, ya que los Carnavales de Halloween en Derry son los más sonados de toda la Isla Esmeralda.

TRANQUILA E INTERESANTE

El noroeste es la zona menos poblada de a isla, pero no por ello la menos intere- sante, ya que en ella se concentra la ma- yor parte de parajes por descubrir y el ma- yor número de caminantes descubriéndo- os. Cerca de Moneymore, al oeste del La- go Neagh, se encuentra la residencia Springhill, que ha recibido en multitud de ocasiones el apelativo de “propiedad más hermosa del Ulster”, donde se pueden en- contrar prendas de alta costura en su la- vandería y el fantasma de una dama va- gando por el lugar. Al este del lago Foyle se encuentra Limavaddy y su parque rral, un lugar ideal para los amantes de la pesca, el piragüismo y la escalada. El con- dado de Donegal se caracteriza por la es- pectacularidad y belleza de su costa. Es- carpados cabos y acantilados se alternan con playas de arena fina y dorada. Uno de los lugares más llamativos para los amantes del surf es Bundoran, localidad situada entre colinas, montañas y bos- ques, lo que la hace aún más atractiva, ya que además de este deporte se pue- den practicar otros: golf, equitación, pes- ca, ciclismo… Otra opción fascinante den- tro del condado de Donegal es la Penín- sula de Inishowen, donde el turista se sen- tirá en un mundo aparte.

Los amantes de la navegación, el agua y la historia tienen una cita con la isla

LA CAPITAL DEL NORTE

La capital del norte, Belfast, combina los aspectos antiguos de la historia con las nuevas construcciones. Comienza el pa- seo de la historia por el muelle y el Museo Popular y del Transporte del Ulster, don- de se narra la historia del norte de Irlanda de principios del siglo XX, además de po- der ver piezas de los naufragios de la Ar- mada Invencible. También visitas obliga- das son el ayuntamiento, cuyo arquitecto, Brumwell Thomas, recibió el título de Sir por el trabajo realizado, o la catedral de Santa Ana, que tardó 77 años en termi- narse, o el museo del Titanic, todo un em- blema de la ciudad.

OCIO Y DINAMISMO

Descubrir, literalmente, cómo una mesa perdió el barco porque no se acabó a tiempo es otra de las curiosidades que sorprenderán al turista. La parte nueva de la capital nos ofrece grandes conciertos en el Waterfront Hall y el Odyssey –un gran centro de ocio que a su vez alberga otras exposiciones, como el W5 (whowhat- wherewhenwhy), un museo interactivo di- vidido en cinco partes que sorprende a mayores y pequeños, compras en todas sus zonas de comerciales–, Wellington Place, Bedford Street, Lisburn Road, Bradbury Place…, restaurantes, sus fa- mosos e históricos pubs –como el Crown Liquor Saloon, de estilo victoriano y da- tado en 1826– que se entremezclan con modernos bares y discotecas. Todo en una ciudad relativamente pe- queña, pero muy dinámica.

TEXTOLIDIA B. OTERO