CINCO JOTAS STILLFRAME 208

Sólo pronunciar su nombre ya evoca una gran variedad de sensaciones placenteras, y es que el tranquilo pueblo andaluz de Jabugo, en la provincia de Huelva, es el epicentro de la producción del jamón de bellota 100% ibérico, un producto único y excepcional de reconocida fama mundial. Por ello, nada mejor que realizar un viaje al corazón de la sierra onubense para descubrir los secretos de este excelente producto gastronómico.

Jabugo, de apenas 2.000 habitantes, es la cuna del jamón de bellota 100% ibérico de Cinco Jotas. El aroma de este preciado producto impregna sus calles; desde la concurrida Plaza del Jamón, presidida por la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, la emblemática calle Barco, el imponente edificio conocido como Tiro de Pichón del arquitecto andaluz Aníbal González, o por supuesto cualquiera de las tascas y tabernas en donde los pata negras de Cinco Jotas y Sánchez Romero Carvajal se exhiben orgullosos, todo en esta singular localidad andaluza invita a sucumbir al visitante a los placeres del cerdo ibérico, auténtico protagonista de la gastronomía de la región. Aquí resulta fácil compartir un buen plato de jamón con un maestro secador o disfrutar de una agradable tertulia con un experimentado porquero, y es que en Jabugo la gran mayoría de sus habitantes trabajan o han trabajado en la centenaria Casa de Cinco Jotas, donde los tradicionales oficios propios de la elaboración del jamón han ido pasando de padres a hijos. Hoy, sus centenarias bodegas llevan más 135 años guardando un secreto que ha ido pasando de generación en generación y que ha convertido a este jamón en uno de los productos gastronómicos más reconocidos mundialmente.

Image 26

Pero un viaje a esta región no estaría completo sin un recorrido por la Sierra de Aracena, un extenso parque natural declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Por sus grandes dehesas campa a sus anchas, alimentándose en libertad de las mejores bellotas, el cerdo ibérico, una raza milenaria única procedente exclusivamente de madre y padre de raza 100% Ibérica.

Existen diferentes itinerarios que permiten al visitante recorrer las extensas dehesas y descubrir el hábitat natural de estos singulares animales. Una época perfecta para visitar estos parajes es durante los meses comprendidos entre noviembre y marzo, que es cuando tiene lugar la montanera, el periodo en el que las bellotas maduras están en su punto óptimo para el consumo. A lo largo de estos meses el animal se prepara para el periodo de escasez, el verano, consumiendo grandes cantidades de este fruto.

CINCO JOTAS STILLFRAME 241 edit portada

Paseos a caballo, senderismo, rutas micológicas, espeleología… la sierra onubense cuenta con todo tipo de propuestas para los amantes de las actividades al aire libre. Y si aún queda tiempo, nada mejor que visitar el histórico pueblo de Aracena con su imponente castillo-fortaleza del siglo XIII y su espectacular Cueva de la Maravillas, adentrarse en la Cueva de la Mora, subir hasta el famoso mirador de la Peña de Arias Montano, junto a la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles y contemplar unas inmejorables vistas de la Sierra, o dar un paseo por las empedradas calles de Linares de la Sierra. Razones más que suficientes para emprender este viaje con aroma y sabor a historia, tradición y gastronomía.

La Casa de Cinco Jotas

La Casa de Cinco Jotas es hoy todo un emblema de la ciudad de Jabugo. Recientemente renovada, sus centenarias bodegas y secaderos de embutidos son una auténtica casa museo abierta al público que bien merecen una visita. En ella los visitantes pueden vivir una auténtica experiencia Cinco Jotas con la que conocer las diferentes fases de la producción del jamón y descubrir así un proceso artesanal único que se ha conservado desde 1879, pero también aprender como cortar un jamón o cómo conservarlo en casa. Además, para completar la experiencia, la visita finaliza con una degustación de los diferentes productos Cinco Jotas.

IMG_8674 (2)