NO PODÍA SER OTRO. Chris Blackwell, gurú del entretenimiento conocido en círculos musicales por el lanzamiento de las carreras de Bob Marley, U2 y Melissa Etheridge, fundó el Island Outspot, una cadena de hoteles que ofrece alojamiento lejos del barullo y con un encanto tropical. La misión es dar a los huéspedes un nivel de servicio tan natural que les haga sentirse como en la casa de unos buenos amigos. Entre sus múltiples alojamientos, destacan sus acogedores y sugerentes resorts en el Caribe.

JAKE’S, UNA OBRA DE ARTE

“Es como una obra de arte saliendo de la tierra”. Así definió Blackwell un resort ubicado en la Treasure Beach, un pequeño pueblo pesquero, en la costa sur de aguas serenas de Jamaica. El restaurante Jake’s, la piscina de agua salada, 23 habitaciones y dos villas de dos habitaciones son una mezcla ecléctica de estilos jamaicano, mexicano, griego y catalán. Las habitaciones, muchas diseñadas para recién casados, están decoradas con antigüedades jamaicanas y arte local. Esta colección única de casas de colores está a unos pasos del mar caribeño, donde los huéspedes pueden bucear con tubo, pescar, hacer piragüismo o simplemente nadar y tomar el sol. Lugar de reposo y aislamiento, atrae tanto a celebridades que buscan privacidad como a aventureros que desean unas vacaciones en un lugar remoto. La diversión reside precisamente en la interacción. El restaurante tiene una cocina fresca, innovadora y poco picante, especializada en mariscos.

GOLDENEYE, LUGAR MÁGICO

A dos horas del aeropuerto de Montego Bay, Goldeneye es un lugar mágico, un retiro de 7,2 hectáreas de bosques tropicales y jardines exuberantes situado en un acantilado con vistas al Caribe. La Casa Principal fue el antiguo hogar del autor de James Bond, el novelista Ian Fleming, que pasó casi 20 inviernos en este retiro oceánico. Allí encontró la inspiración para sus obras del agente 007. Su escondite está ahora disponible como Island Outspost Villa, con un lujo sencillo y confortable en un entorno idílico. También destacan otras cinco villas por su encanto caribeño, con vistas espectaculares al cristalino y azulado mar del Caribe. Los huéspedes pueden pasear por el Goldeneye Garden, donde muchos otros clientes y celebridades plantaron árboles durante su estancia para contribuir al crecimiento de las tierras. La Low Cay Beach es una playa aislada y de uso exclusivo para los huéspedes del Goldeneye Village, con una playa de arena para relajarse. Sus encantos se resumen en una frase de Fleming, creador del retiro en 1949. “¿Podría alguna vez haber escrito estos libros si no estuviera viviendo en la maravillosa soledad de unas vacaciones jamaicanas? Lo dudo”. Irrefutable.

LAS CUEVAS, MUNDO APARTE

Aunque se encuentra a sólo unas millas de la animada área de Negril, el enclave privado de Las Cuevas es un mundo aparte. Diez casas, la mayoría con vistas al mar, construidas a mano y hechas de madera, piedra y con tejados de paja, están esparcidas en dos acres de exuberante vegetación y región de cuevas cavernosas. En las paredes del precipicio destacan una serie de grutas donde los huéspedes pueden explorar restos fósiles pertenecientes a una antigua vida marina. Debajo de las cuevas, el agua alcanza una profundidad de 9,14 metros y el sistema tropical de arrecifes sube justo hasta el borde del precipicio, perfecto para buceo con tubo. Antes guarida de piratas y traficantes de esclavos, la ciudad de Negril emerge ahora como un lugar de moda para el turismo jamaicano. Bendecido con siete millas de playa de pura arena blanca que se funden entre los acantilados cavernosos, protegida por el arrecife, es un destino de sol, mar y entusiastas del submarinismo.