La segunda isla más grande de Tailandia, después de Phuket, forma parte del archipiélago que lleva su mismo nombre, compuesto por 52 islas, en su mayoría deshabitadas. Hace años fue nombrado parque nacional por lo que es un área protegida y salvaje.

Gracias a su riqueza natural, de la que ha vivido siempre, Ko Chang ha permanecido ajena al turismo de masas y a la construcción indiscriminada. Más del 70% de su superficie está todavía cubierta por selva y cuajada de playas aisladas que cumplen a rajatabla la Santísima Trinidad: arenas blancas, esbeltas palmeras y cálidas aguas turquesas.

En la costa occidental de la isla se pueden encontrar algunas de las mejores playas: Hat Sai Khao es una de las más con- curridas, con una amplia variedad de alojamientos de distintos precios: desde lujosos hoteles de cinco estrellas a pequeñas y económicas cabañas. Es un buen sitio para cenar y tomar una copa en sus animados bares y chiringuitos. Otra opción es Hat Klong Son, en el extremo norte de la isla, más tranquila y solitaria, se encuentra bordeada por una plantación de cocoteros. Hat Klong Phrao está a continuación de Hat Sai Khao y conecta con otra llamada Kai Bae, lugar perfecto para contemplar las puestas de sol.

KC 2

Una parada obligatoria en la isla es el pintoresco pueblo de pescadores de Bang Bao. Las casitas de madera pintadas de colores vivos están conectadas entre sí por pasarelas de firmes tablones desde los que se recorren todos los pequeños rincones descubriendo el modo de vida de sus gentes. Es un buen sitio para degustar marisco y pescado recién capturado, en alguno de sus singulares restaurantes con vistas a la bahía y al pequeño puerto. Incluso si se desea dormir allí, algunas de las casas ofrecen alojamiento. Toda una experiencia e inmersión cultural compartiendo con la gente local sus costumbres y comida. Desde Ko Chang es muy fácil conocer alguna de las 52 islas del archipiélago. Las más populares son Ko Koot, Ko Maak y Ko Wai, todas ellas repletas de pequeñas calas, cascadas interiores, una fauna y flora exuberante, buenos alojamientos y restaurantes y bien conectadas entre sí por modernas embarcaciones que ofrecen excursiones de un día desde Ko Chang. Es por todas estas circunstancias que el Gobierno tailandés ha designado Ko Chang como un área para el desarrollo turístico sostenible y verde, limitando las emisiones de carbono y construyendo alojamientos más ecológicos sin perder los altos niveles de lujo y comodidad tan propios de Tailandia.

Desde 2009 se ha puesto en marcha el Plan Estratégico de Tailandia sobre el Cambio Climático que intenta reducir las emisiones de carbono en los pueblos, hoteles, resorts y restaurantes mediante la participación de las comunidades locales y la mejora de la eficiencia energética. Así, se está trabajando en la concienciación sobre el cambio climático a través de programas educativos dirigidos a residentes de la isla y se están desarrollando herramientas, basadas en estudios previos, que permitan ahorros energéticos considerables para reducir las emisiones. Los estudios realizados al respecto recogen datos e información sobre el uso de energía y cómo la adopción de combustibles menos contaminantes y otras fuentes de energía alternativa –solar, de biomasa, eólica, etcétera– para el transporte, la preparación de alimentos, el alojamiento y las actividades relaciona- das con el turismo, pueden ayudar a la isla a reducir sus emisiones.

El objetivo final del Plan Estratégico de Tailandia sobre el Cambio Climático es consolidar Ko Chang como un destino ecológico, sostenible y responsable con el medioambiente.

Dónde dormir

Centara Ko Chang Tropicana (www.centarahotelsresorts.com/ckc) colma las aspiraciones en materia de hospedaje del turista más exigente. Situado entre palmeras, este magnífico resort se levanta frente a una paradisiaca playa de arena blanca y aguas turquesas. Sus 157 lujosas habitaciones se han diseñado con el objetivo de lograr una comunión perfecta con el entorno de jardines cuidados hasta el mínimo detalle. Su piscina principal parece estar integrada con el mar brindando una sensación de relax absoluto.

Cómo llegar

Thai Airways (www.thaiairways.es), que desde el pasado mes de noviembre ha incorporado nuevos aviones, ofrece vuelos directos Madrid-Bangkok los martes, jueves y sábados, y a partir del 17 de junio volará también los lunes, llegando a las cuatro frecuencias semanales. Además, Tailandia está cada vez mejor conectada gracias a otras compañías que, aunque hacen escalas, vuelan todos los días de la semana. Por ejemplo, Turkish Airlines (www.turkishairlines.com) vuela desde varias capitales españolas a Bangkok haciendo una corta escala en Estambul. Otra opción es Emirates (www.emirates.com), que vuela a diario desde Madrid y Barcelona, haciendo solo una escala en Dubái. Desde Bangkok, para llegar a Ko Chang se puede coger un vuelo de una hora de Bangkok Airways (www.bangkokair.com), que dispone de dos frecuencias diarias Bangkok-Trat. Una vez allí hay que tomar un ferri hasta Ko Chang. También se puede llegar desde Bangkok en co- che. El trayecto dura unas cinco horas por autopista hasta Trat.

Texto: María Redondo

Imágenes: Turismo de Tailandia

Viajes a Tailandia: Ofertas de viajes a Tailandia en soiono.com