EL CASCO ANTIGUO de Sevilla, el barrio de Santa Cruz, está dotado de un innegable halo de autenticidad. Quizás son sus calles empedradas, sus encantadoras plazoletas, sus majestuosas iglesias, su color, su forma de entender la vida, su olor a naranjos y azahar… En esta burbuja urbana que se resiste a perder el encanto histórico aparece un antiguo corral de vecinos –una construcción de origen árabe en el que las viviendas se organizan en torno a un gran patio interior que brinda luz e intimidad– que se ha reconvertido en el Hospes Las Casas del Rey de Baeza, un sugestivo hotel de poco más de 40 habitaciones cuyo nombre se remonta al regalo que el monarca Fernando III hizo al rey de Baeza en el siglo XIII.

La piedra, el barro y la pizarra imprimen autenticidad a este edificio de alto valor arquitectónico e histórico, cuya reforma se ha inspirado en el vecino Corral del Conde, pieza clave de la arquitectura popular sevillana y declarado Monumento Nacional. La luz natural tiene un protagonismo especial en cada una de las estancias, permitiendo descubrir rincones con columnas, cerámicas, botijos y demás adornos de otras épocas, fruto de una decoración minimalista que se decanta por los tonos naturales y los azules, el esparto y la madera de haya.

Cada habitación ha recibido un tratamiento distinto para ofrecer a partes iguales personalización y sosiego, aunque los puntos fuertes del hotel se encuentran tanto dentro de las estancias como fuera de ellas. Como punto neurálgico destaca un patio central pintado de blanco y azul cielo, con suelo de guijarros, vegetación y una fuente de agua –y también de inspiración– que revela la esencia misma de Sevilla. Si se sube a la azotea, el protagonismo queda compartido entre la espléndida vista del centro histórico y la piscina-solario.

Dentro de la propuesta de bienestar del hotel destaca el recientemente inaugurado Bodyna Spa, donde se fusionan las culturas oriental y occidental, así como el restaurante Senzone, que mira de recuperar, receta a receta, los sabores propios de Andalucía en general y Sevilla en particular.