NI LOS CORAZONES

menos sensibles pueden resistir los encantos de La Reu- nión, una isla de nacionalidad francesa que seduce al visitante por su capacidad de sorpresa, su riqueza, su diversidad y su armonía. Situada a 10.000 kilómetros de París, La Reunión emergió de las aguas a raíz de una erupción volcánica hace me- nos de tres millones de años. El Piton des Neiges (3.069 metros), es el punto más alto de la isla y está formado por los res- os del macizo montañoso original. Ha- ce unos 400.000 años surgió una segun- da cumbre volcánica, a unos 20 kilómetros de distancia: el Piton de la Fournaise, uno de los volcanes más activos del mundo. En los 63 kilómetros de largo y 45 de ancho, la isla concentra un rico mosaico de paisajes. Históricamente, La Reunión ue ruta de paso de navegantes hacia las Indias. Los pobladores llegaron de nume- rosos puntos del planeta. Esta gran diver- sidad propició una gran riqueza cultural y originó un nexo de unión: el idioma crio- llo, derivado del antiguo francés. La Reu- nión ha respetado la herencia de sus an- tepasados y ha convertido el enclave tro- pical en un modelo de convivencia y tole- rancia. Eso sí, la isla es francesa por los cuatro costados.

 POR TIERRA, MAR Y AIRE

La Reunión se puede descubrir de mu- chas maneras: por tierra (excursiones a pie, en bicicleta y a caballo), aire (en heli- cóptero), y mar (a bordo de una lancha y practicando el submarinismo). La costa se vuelve más rocosa en el su- roeste de la isla. En ese espacio natural protegido se pueden admirar los impre- sionantes acantilados de basalto, playas secretas y tranquilas, campos de caña de azúcar y la siempre animada Saint-Pierre, la capital del sur de la isla. A partir de aquí, el sur se hace más salvaje y se incrementa al subir hacia el este por el Grand Brûlé. Los grandes ríos de lava han transforma- do el paisaje de la única zona deshabita- da de la isla. El litoral oriental, más agra- dable, destaca por las típicas casitas crio- llas ocultas en jardines exuberantes, muy cerca de los acantilados. Detrás de la barrera de coral, La Reu- nión submarina ofrece un magnífico es- cenario a los amantes del buceo frente a Saint-Gilles o Saint-Leu. La pesca depor- tiva –a la deriva y de arrastre– y la obser- vación de los fondos marinos a bordo de barcos con habitáculos acristalados per- miten descubrir un mundo fascinante. El surf y el windsurf están profundamente en- raizados en la isla. De Boucan Canot a Saint-Pierre, olas de cinco estrellas hacen las delicias de los surfistas, y cuando so- pla el viento el mar se puebla de windsur- fistas y aficionados al funboard. Si La Reunión no se puede entender sin la presencia del océano, la montaña del enclave francés también es famosa por su naturaleza. La isla cuenta con mil kilóme- tros de senderos trazados que discurren por parajes de inusitada belleza.

Contrastes Extraodinerios

Situada a unos 800 kilómetros al este de Madagascar, in- crustada en el océano Índico, en el archipiélago de las Mas- careñas, la isla de La Reunión abarca 2.500 kilómetros cua- drados de contrastes extraordinarios. Tierra de volcanes, lagunas y playas de arena blanca, ciudades ultramodernas y pueblos intemporales, aislados en la montaña, La Reu- nión ofrece la imagen de una isla de los mares de sur, con una naturaleza de excepcional diversidad.

Reunión África

Forma de EstadoDepartamento de ultramar y región de Francia CapitalSaint-Denis Superficie 2.500 km2 Población 756.000 habitantes (50% descendientes de africanos y malgaches, 25% de origen asiático, sobre todo tamiles, y el resto mestizos y europeos) Idioma Francés y criollo Moneda Euro Política Dividida en 4 distritos, 24 comunas y 47 cantones Economía Cultivo de azúcar y turismo Contrastes extraordinarios cómo ir Air France (www.airfrance.es) y sus filiales cone 7 aeropuertos españoles (Barcelona, Bilbao, Madrid, laga, Valencia, Valladolid y Vigo) con París. También o ce vuelos en código compartido con Air Europa desde cante, Madrid, Palma de Mallorca y Sevilla a París-O Los precios para volar con Air France a la isla de La R nión desde España son a partir de los 962 euros má sas y los vuelos están equipados con tres clases.

 ITINERARIOS DIVERSOS

 Entre las rutas más destacadas cabe ci- tar la que transita, sin carreteras ni coches, por el circo de Mafate; la ascensión al Pi- ton des Neiges, de 3.069 metros de altu- ra, el techo del océano Índico, desde don- de se divisa una increíble panorámica de la isla; la subida a los cráteres del Piton de la Fournaise (2.631 metros); o la excursión al bosque tropical de Bélouve, un autén- tico paraíso para botánicos, en medio de tamarindos y orquídeas salvajes. La Plaine des Palmistes, con sus estan- ques y sotobosques salvajes, y la Plaine des Cafres, con su ambiente de lejano Oeste, invitan a la cabalgata a lomos de briosos caballos. También la bicicleta de montaña es una buena opción para des- cubrir los maravillosos paisajes de la isla. Los más intrépidos tienen la oportuni- dad de practicar deportes de aventura en un entorno virgen, intacto: descenso de cañones, saltos de cascadas, torrentes y ríos de aguas vivas. En las cumbres mon- tañosas, La Reunión espera a los adep- tos de la escalada y el alpinismo tropical, sin nieve ni hielo. Y para los que prefieren descubrir la isla a vista de pájaro, nada mejor que lanzarse desde el aire en para- pente, paracaídas o ala delta. En tierra firme, La Reunión cuenta con un atractivo circuito rural para conocer, en cómodas etapas, el encanto de 15 pue- blos criollos –Petite-France, Saint-Leu, Le Plate, Tevelave, Les Makes, Entre-Deux, Cilaos, Bourg-Murat, Petite-Ile, Plaine des Grègues, Grand Coude, Saint-Philippe, Sainte-Rose, Grand Ilet y Hell Bourg– y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes.

Los espacios naturales de la isla sorprenden al visitante por su belleza y exotismo

 

TEXTO ALBERTO LARRIBA