NO ES FÁCIL QUE HOY en día, tiempos poco racionales y de prisas constantes, un hotel tenga la paciencia de combinar calidad, servicio, encanto y armonía. El encanto y la magia de La Rioja Alavesa han alumbrado un complejo hotelero que destila estos atributos y que se ha convertido en el lugar de referencia de la comarca para la celebración de eventos, reuniones y catas de vino. Se trata del Hotel Villa de Laguardia, un cuatro estrellas que se alza majestuoso a las puertas del coqueto pueblo al que debe su nombre. El nuevo hotel ha cuidado el más mínimo detalle para cubrir todas las necesidades de sus huéspedes. Según fuentes del nuevo complejo, “el verdadero protagonista es el huésped y, en todo momento, se ha pensado en él para que se sienta como en su propia casa, lógicamente sin obviar todo tipo de comodidades y los adelantos técnicos más modernos. En definitiva, lo que pretendemos es que el cliente se encuentre en una casa majestuosa y con gran encanto”. Para ello, el Hotel Villa de Laguardia cuenta con 80 habitaciones, de las cuales cuatro son suites y nueve, junior suites; todas ellas equipadas con exclusivas decoraciones y todos los servicios –insonorización, aire acondicionado, fax/módem, tecnología Wi-Fi y televisión, entre otros– que añaden singularidad y belleza a un establecimiento único en su categoría. El hotel también dispone de amplios jardines, piscina, biblioteca temática, vinoteca, tienda con productos típicos, párking exterior y garaje privado, salas de reuniones, bodega privada y un excelente restaurante a la carta, El Medoc Alavés, que combina la gastronomía tradicional con la moderna. MUSEO INTERACTIVO Un complemento perfecto para este hotel es el Centro Temático del Vino Villa Lucía, un innovador museo interactivo y centro de reuniones que ha sido galardonado con el premio Best of Turismo Vitivinícola 2003 y con el Premio del Turismo Vasco 2001. Este centro ha sido creado, según destacan fuentes del centro, “para disfrutar, saborear y divulgar la cultura de la bebida más universal en un marco mágico en el que las celebraciones adquieren un significado muy especial”. Para ello, el Centro Temático del Vino Villa Lucía ofrece una cuidada ambientación que recrea la arquitectura popular de las típicas bodegas y edificaciones de la zona, en un entorno rodeado por un jardín botánico con arbustos y especies traídas de todo el mundo, rincones naturales con esculturas conmemorativas, cascadas de agua relajante, maquinaria artesana antigua, carpas…, toda una serie de pequeños placeres para que el disfrute sea continuo. Este centro ha sido diseñado para albergar todo tipo de celebraciones o eventos gracias a sus diferentes salas con capacidad para 900 personas y a sus instalaciones dotadas con todos los adelantos técnicos posibles y una decoración acogedora y peculiar que garantizan, según las citadas fuentes, “un éxito rotundo de cualquier acontecimiento, en un marco incomparable donde la magia del vino está siempre presente”.