NACIDA EN EL AÑO 2000, La Rioja Tierra Abierta es un evento cultural cuyo principal objetivo es mostrar el ser y sentir de la comunidad riojana a través de su riqueza histórica, social y cultural. Con una periodicidad regular –este año se desarrolla del 10 de marzo hasta principios de septiembre–, la iniciativa aúna patrimonio, cultura y turismo, y recupera alguno de los hitos patrimoniales más interesantes de cada comarca. En esta ocasión, el turno es para la capital, Logroño. Organizado por el Gobierno de La Rioja, la Fundación Caja Rioja y el Ayuntamiento de Logroño, La Rioja Tierra Abierta. LÕG 2007 descubre la riqueza y el potencial de la comunidad y de los riojanos a través de tres ejes fundamentales: el legado histórico, el patrimonio natural y la tradición comercial. La recuperación de edificios y el contenido expositivo han supuesto la inversión de siete millones de euros.

HERRAMIENTA BÁSICA
Todos los contenidos, detalles y pormenores de la muestra se encuentran en www.lariojatierrabierta.com. La web es una herramienta básica porque es un reflejo del proyecto, un espejo virtual de las intervenciones expositivas, un instrumento de información y un espacio de participación interactivo. Además, la web dispone de un blog para fomentar el debate en torno a los contenidos de la muestra. La Rioja Tierra Abierta. LÕG 2007 sugiere un recorrido que une los distintos puntos de intervención expositiva con el resto de áreas de interés turísticocultural del casco histórico de la ciudad. El circuito contempla varias citas ineludibles, así como un extenso programa de actividades paralelas. El primer punto del recorrido es la sala de exposiciones Amós Salvador, lugar emblemático en el circuito cultural de la ciudad. El edificio se configura como el centro de recepción y participación de visitantes. El Cubo del Revellín constituye uno de los espacios históricos más relevantes y, al mismo tiempo, más desconocidos de la ciudad de Logroño. El enclave muestra el patrimonio natural e histórico de La Rioja desde dentro del propio monumento. La iglesia de Santa María de Palacio es uno de los símbolos de la capital riojana. La fundación del templo se remonta a mediados del siglo XII, cuando Alfonso VII El Emperador dona la casa imperial, una capilla y otras rentas a la orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Ofrece una biografía de Logroño a través de su patrimonio artístico. Desde la concatedral de Santa María de la Redonda, el visitante puede acceder a San Pedro, su torre norte, y observar, desde allí, la visión más privilegiada de la ciudad de Logroño. El Mercado de Abastos, inaugurado el 16 de diciembre de 1930, conocido popularmente como Plaza de Abastos, alberga una exposición que habla de la denominación de origen (DO) como sinónimo de calidad, tradición, exclusividad y autenticidad, un sello de garantía que identifica a todos los productos y alimentos procedentes de La Rioja.