MARIDAJE ENTRE BODEGAS Y VISITAS CULTURALES

Son 20. Se montan en el minibús y, a partir de ese momento, se dejan sorprender por las tierras de La Rioja. A priori, saben poco del plan que les espera: básicamente que la ruta busca el maridaje de visitas culturales o paisajísticas con las bodegas, todas ellas pertenecientes al programa de Bodegas con Visita Turística. Esta es la idea básica con la que juega el Vinobús, que el año pasado finalizó con una ocupación media del 85%. Todo un éxito.

Actualmente, la iniciativa incluye tres rutas distintas –Dino-Vinobús, Detenidos en el tiempo y Vino y Camino de Santiago–, cada una con su propio hilo conductor, un eje temático que la diferencia del resto de itinerarios, animando así a los turistas a conocer varias bodegas de la región.

Un ejemplo: Bodegas Paternina es la última parada de la ruta Detenidos en el tiempo, “porque así parece estar el vino en sus calados, que datan del siglo XVI, excavados en roca viva, donde millones de botellas tienen las condiciones idóneas para la perfecta conservación y crianza”, explica Coral, responsable de las visitas por el interior de la bodega.

Dinamizar el fin de semana.

Las rutas Dino-Vinobús y Vino y Camino de Santiago son cada sábado y Detenidos en el tiempo, los domingos. Todas las salidas se realizan desde la Oficina de Turismo del Gobierno de La Rioja (Concha del Espolón, Logroño). En cuanto a horarios, Vino y Camino de Santiago parte a las 16.00 horas, mientras que las otras dos lo hacen a las 10.00 horas. Las entradas, que oscilan entre los 20 euros y los 40 euros, se pueden adquirir a través de la página web o en la Oficina de Turismo del Gobierno de La Rioja. Para difundir la iniciativa se han editado y distribuido 40.000 folletos informativos. www.vinobus.com  

“Los interesados son sobre todo españoles de edad media o avanzada que, con esta iniciativa, tienen la oportunidad de conocer más a fondo los rincones de La Rioja. Aunque también es habitual encontrar extranjeros procedentes de Francia, China o países suramericanos”, añade la misma fuente. Unos y otros van buscando “una experiencia nueva y agradable en la que puedan disfrutar de todo lo que ofrece esta tierra de una forma fácil”. Y por comodidad no será. El guía se ocupa de que el trayecto transcurra de forma amena y didáctica.

ZARPAS DE GRAN TAMAÑO

Como novedad, este año la iniciativa ha incorporado la ruta Dino-Vinobús, que incluye el traslado y las visitas a las bodegas museo de Aldeanueva de Ebro y Logroño (ambas representativas de la elaboración tradicional), así como a dos de los principales yacimientos de huellas de dinosaurio en La Rioja, en Enciso, y el Centro Paleontológico de esta misma localidad, referente europeo en el estudio, protección y divulgación de las icnitas o huellas de dinosaurio. Además, la ruta incluye un almuerzo típicamente riojano en el restaurante La Fábrica de Harinas de Enciso.

Tres títulos con mucho en común EL GOBIERNO DE LA RIOJA, a través de La Rioja Turismo, ha puesto en marcha la tercera temporada del autobús turístico del vino, Vinobús, con salidas todos los fines de semana desde el 5 de julio hasta el 2 de noviembre. La iniciativa ofrece tres rutas: Dino- Vinobús, Vino y Camino de Santiago y Detenidos en el tiempo.

“Las personas que nos visitan por primera vez se sienten especialmente fascinadas por la enorme variedad y riqueza de la cultura riojana, reunida en una comunidad tan pequeña como la nuestra, donde los lugares imprescindibles para el disfrute de la gastronomía, del arte y de la naturaleza se encuentran a distancias cortísimas”, analiza Liz Aldayturriaga, de la Fundación Patrimonio Paleontológico de La Rioja. “Hemos de aprovechar esta ventaja para ofrecer al turista oportunidades de conocer y disfrutar de todos nuestros tesoros culturales”, agrega la responsable de la entidad.

Por su novedad, Aldayturriaga cree que todavía es pronto para valorar el éxito de Dino-Vinobús. Sin embargo, se muestra muy satisfecha de que La Rioja Turismo apueste por la conjunción de la potente cultura enogastronómica de la comunidad con la promoción de las visitas a los yacimientos paleontológicos, que constituyen una parte muy importante de la riqueza patrimonial riojana. Una de un montón.