TRAS UNA PROFUNDA remodelación, el Hotel La Trémoille vive una segunda juventud gracias al trabajo de Richard Martinet, especialista en hoteles de lujo, que ha convertido los espacios y volúmenes del hotel en 88 habitaciones y 5 suites. La transformación ha respetado en todo momento los vestigios arquitectónicos del lugar. Situado en pleno centro del distrito 8 parisino, a un paso de los Campos Elíseos, La Trémoille destaca por su fachada exterior clasificada, de estilo Hausmann, que se integra perfectamente con los inmuebles vecinos. En el interior domina el estilo contemporáneo, salpicado con un ligero toque de modernidad. El vestíbulo llama poderosamente la atención. En él destacan los muebles de diseño y una magnífica columna de mármol situada al pie de una escalera de hierro adornada con una moqueta en tonos azules. La bienvenida al hotel no puede ser más cálida y acogedora. Las habitaciones, amplias y confortables, están equipadas con los últimos avances tecnológicos: televisión con cadenas por cable, DVD, internet con ADSL gratuito… Por lo que respecta a la decoración, esta presenta 31 ambientes diferentes. La mezcla de tonos rojizos, ocres, marrones, grises y blancos es de lo más armoniosa. Los muebles de lujo y las lámparas conviven con la seda, las pieles y las cortinas de mohair. Asimismo, cada habitación dispone de una ventana de servicio con acceso directo –único en la capital francesa–, para una mayor intimidad de los huéspedes. Algunas suites cuentan con una terraza privada desde la que se pueden contemplar hermosas vistas sobre los tejados de París.

LUGAR ÍNTIMO
La Trémoille, además, alberga un lugar íntimo, silencioso y sensual: el elegante barrestaurante Senso. El salón presenta dos ambientes en un marco distinguido y acogedor, con una cocina mediterránea moderna y originales cócteles. Construido en 1883, el hotel ha sido remodelado en varias ocasiones. Hoy, este joven palacio de más de cien años es un oasis de paz, de confort y de intimidad, ideal para pernoctar en París.