JOHN LENNON

se desgañita con el Twist and Shout y la beatlemania justo acaba de empezar. Año 1961, cuatro chi- cos de Liverpool están a punto de con- vertirse en el grupo más importante de la música moderna. Todo lo que les ro- dea se transformará décadas después en lugar de peregrinación para fans de todo el mundo. Es el caso de The Ca- vern, un club de jazz cutre instalado en un antiguo almacén de Mathew Street de su ciudad natal. Los Beatles han vuel- to de Hamburgo y recalan en él para po- ner en práctica todo lo aprendido en Ale- mania y mostrar que lo suyo era auténti- co rock\’n\’roll. Por eso mismo, el dueño del local se muestra reticente a abrirles las puertas del escenario y les relega al mediodía. Pronto, revolucionarán la ho- ra de la comida y pasarán a horario de máxima audiencia. Serán hasta 300 ac- tuaciones en ese lugar “claustrofóbico e infernal”, como lo describió Paul Mc- Cartney, que añadió:

El local que vivió el salto a la fama de los Beatles programa todo tipo de conciertos para celebrar los 50 años  

“!Pero qué infier- no!” El mito ha comenzado, también pa- ra The Cavern. El local cumple el próximo enero 50 años de vida y lo celebra a ritmo de rock, pop, psicodelia… a ritmo de Beatles, en definitiva. Para ello, el club “más famo- so del mundo” ha creado todo un pro- grama de actividades para el 2007 que incluye conciertos, un festival de música en Semana Santa, la fiesta de cumplea- ños de Paul McCartney –que cumple 65 años– y la clásica Beatles Week del 22 al 28 de agosto, donde se reunirán más de 200 bandas de imitadores y nostál- gicos de la banda británica para tocar los temas que han alimentado la leyen- da durante todos estos años. Así que, si hay que visitar Liverpool, el 2007 es el momento adecuado, sobre todo si el motivo es rastrear los lugares que pisa- ron sus hijos más famosos.

MÁGICO Y MISTERIOSO

Sin salir de Mathew Street hay un mon- tón de atracciones relacionadas con los Beatles. En el número 31, The Beatles Shop tiene todo tipo de objetos temáti- cos y una máquina de discos original de 1959 que no deja de sonar. En la planta superior está Mathew Street Gallery, es- pecializada en dibujos de John Lennon y fotografías. Muy cerca, From Me To You solo vende material 100% oficial. Todos estos sitios y otros están incluidos en el Magical Mystery Tour, una visita guia- da de dos horas que lleva a los fans a lu- gares relacionados con la banda, co- mo el orfanato de Strawberry Field y la calle de Penny Lane. Para los que pre- fieran ir a su aire el mapa Home of the Beatles, que se da gratis en las oficinas de turismo. Por libre o no, la visita no puede dejar de incluir Beatles Story, en Albert Dock, un museo que repasa la his- toria de la banda desde sus primeros pi- nitos hasta su desaparición y el inicio de la carrera en solitario de sus miembros.

 CLÁSICA Y MODERNA

Pero, por supuesto, no todo es Beatles en Liverpool. También es arquitectura de alto nivel, como se puede observar en Albert Dock. En la fachada marítima, se puede admirar el clasicismo del puerto de Liverpool, de estilo barroco eduar- diano; el edificio Cunard, en forma de pa- lazzo italiano; y el Royal Liver, cuyo reloj es el más grande de Gran Bretaña. Des- viando la mirada hacia la derecha por Water Street se llega a la victoriana Wal- ker Gallery, con una importante colec- ción de arte de los siglos XIV al XX, so- bre todo prerrafaelista. Enfrente está St. George\’s Hall, uno de los edificios neo- clásicos más importantes del mundo. Y al lado de lo tradicional, se levantan sin ningún complejo los iconos de la mo- dernidad. Uno de los edificios más re- presentativos de la vanguardia de la ciu- dad inglesa es el FACT Centre, una im- presionante estructura de plata diseña- da por Austin Smith Lord y dedicada por entero al fomento de las artes visuales y los nuevos medios. En este sentido, Li- verpool es la segunda ciudad más filma- da del país después de Londres. La pro- pia catedral Metropolitana (católica), con su extraña forma de tienda de campa- ña, ofrece un enorme contraste con la catedral de Liverpool (anglicana), de es- tilo neogótico.

 MÁS QUE ‘FISH AND CHIPS’

 Un contraste entre lo tradicional y lo mo- derno que también se manifiesta en la gastronomía. El pub más antiguo de la ciudad, Ye Hole in Ye Wall, además de ser un ejemplo de las variaciones que el acento local da a los demostrativos in- gleses, sirve comida británica de toda la vida, aquella que va más allá del fish and chips. En el extremo opuesto, en pleno barrio de los artistas aparece el restau- rante del Hope Street Hotel, punto de encuentro de los gurmets de la ciudad. Entre ellos, Xabi Alonso, jugador del Li- verpool FC, que hace poco recibió un homenaje sorpresa con menú de su pai- sano Martín Berasategui. Pop, fútbol y buena comida. Filosofía liverpudlian.

www.visitbritain.es

TEXTOEDUARD PALOMARES